Mirando un espejo


Me he planteado muchas veces cuál puede ser su problema.

A veces creo que la sociedad occidental, adinerada, con amor, con comida y absolutamente todo lo que puede desear, dedica su tiempo libre a lamentarse, buscando algo con lo que entristecerse. Algo que nada tiene que ver con pasar hambre, crear naciones, ni el modo en el que otros países sufren bajo la dictadura de tiranos. Somos demasiado egocéntricos y superficiales para éso.

Lo que nos interesa es nosotros mismos, nuestro mundo. Yo, yo, yo.

Hace un tiempo un amigo me preguntó en mi vida qué era lo más importante, yo contesté la imaginación, él dijo que es su vida era él lo más importante. Y supongo que como él otros tantos contestaríais igual. Pero no quiero hablar de la sociedad en un día como hoy, quiero hablar de una persona. Una sola persona.

La historia es para rato, pero necesito desahogarme, así que quien quiera dejar de leer, bienvenido sea, quien quiera saber la historia de una persona, ya sabe qué debe hacer.

Habréis oído mil veces mi descripción, quizá hasta hayáis visto fotos, soy castaña y tengo el pelo rizado, cada época de mi vida suelo conocer a una chica rubia con quien me llevó estupendamente. 2 de mis amigas del alma son rubias, una de ellas estudia en Barcelona y la otra en Madrid y me encanta hablar con ellas, son muy parecidas a mí y a la vez completamente distintas. Sí, creo que el físico afecta a la forma de ser de una persona, si fuera pelirroja de pelo liso no sería como soy, quizá fuera más orgullosa, o más atrevida, quién sabe.

La historia es sobre una rubia que conocí hace relativamente poco. Me pareció muy parecida a mí, pero había algo que no encajaba. Era muy parecida a mí, pero no había nada que nos distanciara muchísimo como ocurre con las otras dos. Hasta que caí en la cuenta que era como yo, pero cuando yo tenía 14 años: egocéntrica, manipuladora, pareciendo estar segura de sí misma y con mucho talento con los chicos. A esa edad sabía lo que quería cuando veía a un chico y hacía todo lo que estuviera en mis manos para conseguirlo, por encima del cadáver de cualquiera. Gracias a alá aquel verano en el que fui una zorra – todo hay que decirlo – mis amigas no me vieron mucho el pelo porque estaban de vacaciones y con quien más salí de fiesta, no compartía mis gustos por los mismos chicos. Creía estar enamorada, cuando en realidad era un capricho, y me enamoraba de la mitad de mi pequeña ciudad y sus alrededores.

El sujeto de todas estas líneas es así. Es buena amiga, aunque no es la mejor para escuchar, es bastante inmadura (y no digo que yo sea la mujer más madura del planeta) pero ella no se da cuenta de ello. Le gustan todos los chicos y quiere con todos, da igual a quién tenga que matar para conseguirlo. No tenemos el mismo gusto, aunque sí hay chicos que coinciden.

Y fue hace relativamente poco, cuando nos encontramos con Querido Nadie, puede que nadie recuerde a este chico, pero fue mi primer novio, con quien duré un año y dos meses. Ahora QN tiene novia, y estoy muy contenta por él, pero no me gusta que mis amigas vayan a por él. Las chicas de mi grupo tampoco es que se sientan atraídas por él, pero la rubia de la que os hablo sí. Le he repetido varias veces que ni se le ocurra, que la acabaría matando si lo hace (quizá os suene un poco exagerada, pero hay chicos que calan muy hondo. Si alguna amiga quisiera liarse con EL también la mataría. Con amor. Pero la mataría).

Después de cómo acabó la historia con EL, yo me hice un amigo nuevo, uno que miraba a lo lejos en jaias y que no me atrevía ni a acercarme. La situación en la que nos conocimos fue como un choque, me agarró, me giré y… bueno, la cosa es que yo tenía la mente ocupada, pero éso no impide que no tenga ojos en la cara y que algunos chicos me interesen. Aquí es donde rubia entra en acción y decide que uno de mis fichajes tiene que ser suyo, sea como sea. No soy quién para enfadarme, ni para molestarme – cosa que muchas hubierais hecho – yo sólo dejé que la cosa siguiera su curso. Fue ella la que se lanzó donde mi fichaje, fue ella quien me echó en cara que mi vida era absolutamente perfecta y que por ésa razón ella tenía el derecho de quitarme uno de aquellos chicos que yo “colecciono”. Y éso sí que me cabreó, me molestó tanto que me veo obligada a escribirlo. ¿MI VIDA PERFECTA?

– Eres guapísima y tienes a todos los chicos que quieres, está EL que siempre estáis que sí que no, y ahora tu nuevo amigo, además escribes súper bien y eres inteligente. ¿No tengo yo derecho de liarme con tu fichaje? Creo que sí.

– EL me utiliza cuando quiere, y tengo un miedo atroz que mi nuevo amigo vuelva con su ex. Eres tú quien gana todos los concursos de cuentos cada vez que presentas uno, ¡y mira tus notas! Además…

– No te inventes nada. Tu vida es perfecta.

Lo que hay que oír. Sí me siento afortunada de vivir mi vida, pero he sufrido hasta un punto que haría reventar a muchas personas como ella. Me he sentido desangrar de amor, he querido llorar y no me quedaba ni un mísero llanto que calmara el veneno que corría por mis venas. Yo no llamo a éso una vida perfecta.

Mi fichaje le dijo a mi amiga para quedar y ella dijo que no.

– Es muy guapo y muy majo y todo éso, pero… empieza el verano tía, ¿qué hago yo con cualquiera?

No sabe lo que quiere, cambia de parecer entre un segundo y dos, dice ser la más segura de sí misma, pero en realidad tiene miedo a todo. Se refugia en su cuarto, bajo sus sábanas, siempre intenta decirle a todo el mundo cuántos premios ha ganado, pero cuando yo le pido que me los mande, dice que no. La tengo mucho cariño, pero no es buena amiga.

Creo que está vacía por dentro, y no sé cómo ayudarla. Porque tiene 19 años y se comporta como yo hace 5. No tiene respeto por nada y cuando consigue lo que quiere ya se ha aburrido de ello. No es capaz de querer, porque no se ha aceptado a sí misma, necesita madurar, pero tiene tanto que recorrer que creo que aprenderá a ostias y éso la hará más fría, más de hierro, menos humana, menos dispuesta a querer.

Y no sé cómo ayudarla.

Anuncios

3 pensamientos en “Mirando un espejo

  1. Synn dice:

    Bueno, puede que la mejor ayuda sea dejar el tiempo correr y estar ahí para cuando se dé cuenta de lo que pasa y crea que es tarde para cambiar. Porque sucederá tarde o temprano. Y no hay nada peor que estar sola y tener remordimientos.

    Un abrazo

  2. Diosanto bendito y los santos apostoles….esperemos que la aludida no lea esto, aunque me gustaria saber cual es su punto de vista, por evitar caer en aqel error común de creer que uno tiene toda la razón y el otro es un apóstata.
    enfin, conozco yo a la hereje? me ha entrado curiosidad.

    Bno, pos nada, lo dicho, esa es tu historia, y mientras no seas Santa, me negaré a creer al cienporcien lo que dices (se nota cierta violencia en lo ke dices, como una especie de fanatismo laico, que da miedo..), e inclsuo me atraveria a recomdarte (y de ehcho es lo importante) que tampoko te creas tu misma todo lo que has dicho. La persona en sí es desconocida, nunca podrá llegar a conocerse. lo que se juzga es la relación con la persona, (o lo ke puedes conocer de la persona a traves d ela relacion y de tu percepción d elas cosas) y ahí entra en juego tu forma de ser, que se reconoce, vagamente, precisamente por encontrar otra persona con la ke contrastarse.

    Respecto al comentario de occidente del principio…bueno, permiteme decir que me ha parecido un poco fuera de lugar, y bastante topicoso.

    Y termino ya aquí el comentario no vaya a ser que despierte tu ira y me sometas a tu despiadada pluma en otra entrada.

    sigue con tus cuentos imaginativoss y llenos de magia, que son muy boditos y herbosos!!
    y deja la condena de los mortales para los moralistas!

    uasta la proxima, majestad.

  3. AnuskA dice:

    He conocido a chicas como a las que has descrito, y una cosa es que sean así a los 14 y otra que lo sean a los 19. De todas formas conozco a un par así, pero no son mis amigas y no tengo ganas de ninguna de ayudarlas, tampoco es que se dejen ayudar, xq como tú dices, aparentan seguridad y parece que siempre saben lo que hacen, cuando en realidad van botando de un sitio a otro.

    Tb entiendo lo de tu ex novio, a mi me pasa igual con el mio… No me gustaría que estuviera con una chica asi…

    Espero que consigas que abra los ojos y se de cuenta un poco de las cosas q hace, y consiga establecerse un rumbo o algo parecido…

    Bicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s