About the flat


Ayer a la noche fui realmente consciente de que me iba de Erasmus. Ya sabía que me iba, pero anoche di un paso más dándome cuenta de lo que representaba.

Llevo viviendo solamente con madre desde que tengo 12 o 13 años, y ahora me voy a meter a un piso a vivir con otras cuatro personas. Estoy aterrada.

Pueden pasar dos cosas, A) Llegaré a la casa, y no hablaré con nadie porque me da vergüenza, porque no tengo nada que decirles y porque me da miedo estar ahí pasmada como una subnormal sin saber muy bien qué comentar. Así que me iré a mi cuarto u no diré nada y me pasaré así una tarde entera. Casi llorando desesperada por mi timided.

o B) Llegaré a la casa intentaré dar dos besos a la gente y ellos me darán un apretón de manos, lo que causará confusión y me sentiré idiota pero me reiré porque siempre me pasa lo mismo y nunca aprendo. Me preguntarán qué tal el viaje y les contaré alguna de esas chorradas que siempre cuento yo y que no viene a nada. Luego les comentaré que soy muy tímida, que si al principio no les hablo o soy más cerrada no es porque sea una antisocial sino porque aún no me he abierto, que no se preocupen que con alcohol en sangre puedo ser la relaciones públicas de cualquiera.

Con suerte sucederá la B, sin suerte la A.

Madre llevaba insistiendo desde la semana pasada para que le escriba un email a la señora a quien le quiero alquilar la casa. Yo no quería escribir nada hasta que la universidad de Swansea no me mandara una carta para confirmarme la aceptación. El martes me la mandaron, y madre lleva torturándome todos los días con la idea de que acabaré sin sitio en el piso que he elegido.

– Ya verás como al final te quedas sin cuarto, luego no me hagas decir te lo dije.

Ayer finalmente después de comer las dos nos sentamos frente al ordenador y mandamos el e-mail. Yo soy tan estúpida que aún estando en segundo de filología soy incapaz de escribir una carta que no sea informal. Me sé las palabras que tengo que utilizar pero me veo incapaz de usarlas, queda tan inatural y frío. (Por dios, qué americanizada estoy).

Madre no soporta mi acento americano y yo siempre que ella habla en inglés cona su British accent me burlo de ella, es un no parar en mi casa. Yo con el American y ella con el British.

A lo que íbamos, le mando el email a la casera y me contesta ayer mismo, por la noche. Es un apartamento con cinco dormitorios, tres de ellos ocupados por tres chicos de Noruega. El otro hay una chica inglesa que quiere ocuparlo. Y y yo. Cinco. Y cuando me di cuenta que esa podía ser la gente con la que pasaría el resto de mi año fue cuando se me paró el corazón y me entraron sudores fríos.

¿¿¿Quién me manda a mí meterme en ésto con lo antisocial que soy yo???

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s