El secreto


Edu y Janire llevan ocho meses saliendo. Janire se va a ir en un mes de Erasmus, pero su novio la vuelve loca, así que está dispuesta a irse y no verle hasta Navidad. Tienen pensado hablarlo después, para decidir si seguir o no, si esos tres meses hacen que se quieran más, o todo lo contrario.

Lo que Janire menos soporta de Edu es la forma que tiene de estar con las chicas. Le encanta besar a sus amigas, cosa que Janire sabe, y más o menos controla cuando ella no está tan borracha como él, pero también sabe que él no lo hace con mala intención, que es su forma de ser. Sólo son picos, piensa después de todo. Cuando ve la confianza que tiene Edu con todas las chicas, no sólo sus amigas, ella también comienza a ser muy amiga de sus amigos. Cuando hay demasiado alcohol de por medio intenta que los amigos de Edu tampoco la besen a ella, pero no siempre puede controlarlo todo. No, no tienen una relación liberal, no se acuestan con otras personas, simplemente se dan picos con todo el mundo, tampoco es que sea nada del otro mundo.

Janire es del mismo grupo de amigas que Lucía y Beatriz. Lucía y Bea son mejores amigas, pero para Lucía, Janire siempre fue su ojito derecho. Era la más pequeña de la cuadrilla, la más menudita y un trozo de pan, sí claro, también era la más borracha, la del humor de perros y la gritona, pero le encanta su forma de ser. Una noche en la que Janire y Lucía se fueron antes a casa, Edu acompañó a Beatriz, había traído el coche y bueno, había bebido pero no le costaba nada acercar a Bea. Aparcó el coche en la esquina y se bajó con ella, para asegurarse de que la amiga de su novia llegara bien a casa, por si las moscas dijo. Antes incluso de llegar al portal, Edu agarró a Beatriz de la cintura e intentó besarla. No fue uno de esos momentos de fiesta cuando él decía dame un pico. Aquéllo era más, aquello era mucho más de la cuenta, más de todo. Podía notar cómo la cadera de él se pegaba en ella, estaba puesto. Ella intentaba apartarse y sólo podía pensar en Janire. Al final mandó a Edu borracho al coche, pero supo que a partir de entonces cada vez que hablara con él se acordaría siempre de todo lo que le dijo aquella noche, seguramente lo mismo que le susurraba a Janire cuando hacían el amor. Suspiró.

Al día siguiente llamó a Lucía en cuanto despertó.

– Díselo a Janire, ¡es su novio!

– Pero no quiero hacerle daño. Además se va de Erasmus ahora, seguramente en Navidad lo dejarán, porque visto lo visto seguramente él se tire a medio barrio y con lo que es Janire, seguramente allí hará más que darse picos con los tíos. Dentro de cuatro meses lo dejan.

– Si está con Edu no se va a ir con otros – dijo Lucía al teléfono, mosqueada con la actitud de Beatriz – tendrías que decírselo. Así corta con él ya.

– A ver, NO quiero hacerle daño.

– Tendrías que decírselo, cuando se entere se enfadará.

– No se va a enterar, yo no se lo voy a decir y tú tampoco…

– Se enterará – sentenció Lucía y le colgó el teléfono a su mejor amiga.

Neighbourhood es demasiado pequeño para guardar secretos, así que tal y como había vaticinado Lucía, Janire se enteró.

Anuncios

Un pensamiento en “El secreto

  1. Synn dice:

    Ohh!

    La verdad es que no entiendo a los tíos así… yo soy demasiado celosa y no podría haber vivido con mi chico dándole picos a todo el mundo. Nop.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s