Dexter, Dexter, Dexter


No quería ver el último capítulo de esta temporada. Habría que esperar meses hasta la siguiente, así que dejé pasar casi una semana desde el momento en el que vi que podía verlo, hasta que realmente lo vi.

Había leído en el blog de Casciari que el capítulo volvía a ser una joya, una perla maravillosa, llena de sangre, de ansias de matar, de aceptación de lo que uno es, de sermones sobre moralidad y ganas de cambiar. Pero se quedó corto.

Creo que cuando comencé a ver Dexter, tenía toda la primera temporada lista para ver, por aquellos tiempos para ver series que no echaban por la tv, había que bajársela. Recuerdo verla en francés, que era lo único que encontré que no fuera inglés. Fue hace dos años y medio. En septiembre de 2007 llegó la segunda temporada. Y también me maravillé. ¿Quién es Dexter? ¿Qué función tiene Dexter? ¿Puede Dexter luchar contra sí mismo? ¿Se acepta tal y como es, pero decide luchar contra ese ‘dark passenger’? Y mientras veía este último capítulo de la cuarta temporada me planteaba, ¿y cómo van a conseguir una idea para una quinta? ¿Cuál va a ser? ¿Cómo, en serio, cómo pueden enfocar un ángulo diferente para esta serie?

Pero en esos últimos tres minutos en los que te entran ganas de devolver, es cuando te das cuenta de la nueva idea. Un cambio radical. ¿Y qué hará Dexter ahora que es cojo, que es manco, que es tuerto, que no es amado?

Paciencia pequeños lectores, Dexter volverá, y yo estaré aquí para verlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s