Big Love y The West Wing


El otro día Víctor preguntó en uno de sus comentarios de dónde sacaba yo tanto tiempo para ver series. La verdad es que no tengo ni idea, hay días que me agobio, no tengo tiempo para nada, y luego hay otros en los que sobran las horas. Horas. Y una serie nunca dura una hora. Así que ahí es donde guardo todos esos preciados segundos y cuando megavideo no me putea, veo series.

Estas Navidades me he visto la tercera tempada de Big Love, la cuarta comenzará en febrero o marzo de 2010, no ando muy segura. Nunca he comentado Big Love en el blog, pero éso no significa que no haga ya un año y medio (más o menos) que sigo la serie. Para los lectores que nunca han oído hablar de esta serie haré un simple resumen: Bill tiene tres esposas. Es polígamo. Barb, la primera esposa, comparte su lecho dos veces por semana, al igual que hacen Nikkie, con quien tiene dos niños y la joven Marge, quien me tiene que sacar unos tres o cuatro años. Tiene en total siete u ocho hijos, y ninguno de sus vecinos sabe de su vida secreta. Él es dueño de unos grandes supermercados, ellas… no trabajan. Bill se creió en la poligamia, pero a los catorce años su padre lo echó de casa, y se tuvo que buscar la vida en el mundo real. La vida no sólo se centra en estos cuatro personajes, también está el padre de Nikkie, que es el profeta del pueblo polígamo donde se criaron ella y Bill, el hermano de Bill y la cosa de su esposa, la hija mayor de Bill y Barb, que no sabe muy bien por dónde le da el aire, y un sin fin de personajes que dependiendo del enfoque que les dan los guionistas, ser desde egoistamente perversos hasta sumisos y simplones. Sea como sea, la serie es original, claro trata de la familia, estamos hablando de una serie made in Hollywood, pero es una familia diferente. A mí desde luego me tiene como seguidora dispuesta a ver una cuarta temporada.

Y mi adorado Aaron Sorkin… a mitad de la segunda temporada d El ala oeste de la casa blanca iba a hacer una mala crítica sobre ella. Comenzó con buen ritmo, pero luego me aburrió, generalmente habría mandado la serie a la mierda. Pero no puedo hacer éso. Os repito, hablamos de Sorkin. Siempre hay que darle la oportunidad de por lo menos, acabar la temporada, y la serie no puede ser tan mala si tiene siete temporadas, ¿no? Así que esta mañana he terminado de verla, y sí merece la pena. Pero os daré un pequeño consejo. No, no hay que ser inteligente, ni culto para ver esta serie (hace falta ser medianamente culto para ver Studio 60), pero hay que tener curiosidad por lo que ocurre a nuestro alrededor y no tener miedo de admitir que no tenemos ni puta idea. The West Wing no critica la sociedad norteamericana, simplemente analiza cómo un presidente y su equipo intentan conseguir que su país salga adelante con planteando los mil y un problemas que tiene un gobierno. Todo ésto está, por supuesto, acompañado por los brillantes diálogos que se lanzan, cruzan y entrecruzan entre el presidente y su gabinete, secretarias, consejeros, abogados, demócratas y republicanos. Yo disfruto escuchando, porque es una serie que me va a hacer aprender, es como leerte un clásico, cuando la gente hable de él, sabrás qué están comentando. Ésto es igual.

Mañana veré más series.

I’ll keep you posted…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s