Wisteria Lane


En la vida Erasmus tenían todo: vivían sin padres, sin vigilancia, eran independientes, salían de fiesta, tenían dinero, tenían amigos, hacían viajes, salían mucho, bebían cerveza, disfrutaban con los partidos de rudgy, bailaban, aprendían. Algunos más que en sus universidades de origen. Pero faltaba algo. Nadie dijo nada, pero todas sabían que les faltaba algo. Hasta que un sábado por la noche alguien propuso una noche de póker. Y alcohol. Y comida. Pero sólo entre chicas, lo chicos eran bienvenidos, pero era sólo cortesía, no querían de hecho que vinieran.

La primera noche fueron cinco chicas. Lucía se había liado con un griego la noche anterior y ya se habían mandado mensajitos, tenía la necesidad de contarlo. Y después Angelina dijo que iba a tener una aventura con un chico de 30 años. Sexo. Habían quedado en Londres.

– No quiero una relación con él – repetía Angelina una y otra vez cuando sus amigas la miraban.

– ¿Por qué? – preguntó Inés.

– Porque tiene 30 años. No va a querer estar con alguien que tiene 20. Con diez años de diferencia. Cuando él perdía su virginidad yo tenía cinco. Así que…

– Pero si él quisiera una relación, ¿tú sí accederías, no? – Lucía y Angelina se conocen demasiado, y Lucía sabe donde dar para que duela, para sacar la verdad.

Angelina no quiere hablar más de ello, siguen jugando al póker. Habían hecho un pausa de 15 minutos mientras trataban el tema del asaltacunas.

– ¿Cuántos años teníais la primera vez? – quiere saber Brianna.

– 15 – dicen Lucía y Angelina.

– 16 – dice Inés.

– Yo creo que también 16… – dice Brianna.

Hay un silencio y todas miran a Charlotte. Sonríe.

Charlotte tiene 21 años, y es la única del grupo que sale con otro del grupo.

– Mi primera vez ha sido con él – dice finalmente – he tenido otros novios, claro pero… con el que más tiempo estuve, se ponía muy tenso y no conseguía… levantarla.

Y ahí comenzó la conversación, a partir de ahí no hubo tabús. ¿Posturas preferidas? ¿Vosotras tragáis cuando chupáis? ¿Con cuántos lo habéis hecho? ¿Conseguís correros siempre? ¿Vuestra historia de amor que pensabais que tenía futuro y que no llegó a ningún lado? ¿Quién la tenía más grande? ¿Mejores sitios para hacerlo que nos sean la cama? ¿Pero polvo? ¿El más guapo? ¿Cómo cortas con alguien porque es malo en la cama? ¿Alguna vez os han dicho que lo habéis hecho mal? ¿El pito más pequeño? Risas. Alcohol: vino, baileys, licor de café, piña colada. Cuando hay nuevas preguntas se levanta la mano y se sacude en alto.

No se juzga. De hecho se aprende. Aprendes posturas nuevas, cosas que hace la gente, aprendes nuevas formas de querer, historias de amor tan bonitas que tienes que dejar la copa en la mesa porque la emoción te hace temblar. Charlotte cuenta historias preciosas. También porque ha tenido la suerte de vivirlas. El poóer es sólo una excusa para estar juntas, las chicas, y cotillear y comentar ex novios y futuros novios.

Éso faltaba en el Erasmus, charlas con chicas, charlas íntimas.

pd. Obviamente no he puesto ningún nombre real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s