La odisea


Nunca ha sido un viaje fácil volver a Bilbados desde Swansea. Ir nunca fue gran problema, pero volver… es otro cantar. En teoría el viaje no es difícil. De la estación de trenes de Swansea se va a Londres, Paddington, de allí al aeropuerto correspondiente (Stansted o Heathrow) y directamente a Bilbo. El aeropuerto y mi casa están a unos quince minutos. Fácil y sencillo.

Pero la primera vez que volví fue cuando iba a pasar mi fin de semana con Kukaa en París. Pero mi abuela estaba muy enferma y cuando estaba en Cardiff esperando el bus al aeropuerto cambié de planes. De Cardiff volé a París y de allí a Bilbo. Salí de casa a las 10.00 y llegué a Bilbo a las 22.30, largo y tempestuoso viaje.

La segunda vez, en Navidad, antes de ir a Bilbo me quedaba unos días con mi compañera de piso en Londres. De Londres cogía un tren a Bruselas para visitar a Kukaa en su Erasmus. Dos horas de espera, quizá un poquillo más, porque había un problema en Lille. Y del aeropuerto de Bruselas a Bilbo, más de una hora de retraso por la nieve.

Pero éso no es nada, comparada con esta tercera vez, y claro, es que a la tercera va la vencida. Lo tenía que haber sabido porque cada vez que miraba mi boarding pass, la única frase que leía una y otra y otra vez era If you are late, we won’t wait. Pero ba, corazonadas yo tengo muchas, si escuchara a todo lo que me dicen mis presentimientos, no podría vivir una vida normal. Me pasé todo el día anterior teniendo miedo porque no iba a encontrar el bus de easyjet que era el más barato para llegar a Stansted. Miré en googleearth y lo encontré, después de mil millones de minutos. Felix y Herr Alemán se reían de mí. ¿Cómo no vas a encontrarlo? ¿Cómo? Gilipollas. Pues fue al lugar, la calle Marylbone. Y no había ninguna parada de bus. Así que pensé, rápido al metro de nuevo y coger dirección Victoria. Mi avión salía a las 17.15, media hora antes, cerraban las puertas. A las 15.15 cogí el autobús rumbo a Stansted, y llevaba ya casi dos horas correteando por Londres. Llegué al aeropuerto a las 17.05. He perdido mi vuelo. Le mandé un mensaje a la novia de Felix, que es una de mis mejores amigas. Me llamaron al de poco. Felix me pidió perdón por haberse reído de mí. Aunque luego me soltó un ja-ja antes de colgar. Gilipollas… ¬¬

En easyjet me dijeron que no me devolvían el dinero, ni que me lo rebajaban. Me había costado 30 euros, no era el fin del mundo pero jolín… estaba la opción esperar 24 horas y coger el vuelo de Bilbao, o coger el de Asturias, que salía de allí a las 07.50.

Asturias.

No tenía ninguna gana de quedarme encerrada en puta mierda de Inglaterra. Pasé la noche en los bancos, junto con otra gente, tirada sobre mi abrigo como almohada y mi jersey como manta. Kukaa, que estudia turismo y sabe, me miró los autobuses Oviedo-Bilbao. Y cuando llegué por fin a la Península Ibérica y corrí para coger el autobus dirección a Oviedo, no me importó en absoluto tener que esperar otras dos horas para coger un autobus maravilloso rumbo a Bilbao. Había azafata en el bus, y nos dieron bocadillos, bebida, caramelos, bombones de chocolate, cascos para ver la peli, pastitas y más bebida y más bombones.

Y luego llegué a Bilbo y dos amigas vinieron a buscarme.

Y pude ducharme al fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s