Los hombres que no amaban a las mujeres


Me he leído el libro en un santiamén, tenía ganas de leerlo, pero el otro día pregunté a mi alrededor quién lo tenía y me lo dejaron.

Desde el primero momento queda muy claro que el libro ha sido escrito por un periodista, el estilo es sencillo, directo, todo muy bien presentado, introducción, más introducción, introducción a personajes. Todo queda perfectamente claro (unas 150 páginas) de explicación de todo, antes que empiece la trama propiamente dicha.

La gente es muy espabilada y todo el mundo ha oído hablar de Millenium, de Stieg Larsson, aunque no todo el mundo sabe exactamente de qué trata la triología. Esta primera parte que me he leído yo Los hombres que no amaban a las mujeres es básicamente una crítica a la sociedad que tanto nos oprime a nosotras, portadoras de la vida. Todos esas asesinatos sin resolver, los abusos sexuales, las miradas de más, la mano demasiado larga del novio/marido/amante.

Mikael Blomkvist trabaja en Estocolmo en una revista económica, Millenium. El libro comienza con la sentencia del protagonista que debe ir a la cárcel por difamación, parece ser que le han tendido una trampa. Él pensaba tener a un pez gordo, el pez gordo fue más astuto y Mikael quedó condenado a tres meses de cárcel.

Aunque a decir verdad, la novela comienza bien. Comienza como debería comenzar cualquier novela, con un principio que te urge la necesidad de saber más, y que es sólo éso, un principio. Hay un viejo, que cumple años el 1 de noviembre. Su sobrina predilecta desapareció misteriosamente hace 36 años y aún así, sigue recibiendo cada todos los santos un regalo. Él cree que ella ha sido asesinada, y es el asesino quien le manda las flores enmarcadas para reírse de él.

El pobre viejo contratará a Mikael para que en ese año libre que tiene ahora que lo van a meter a la cárcel y ha dejado la revista, intente por última vez averiguar qué pasó con Harriet Vanger.

También está Lisbeth Salander que simboliza la mujer, la mujer sin ser mujer, esa mujer finita, sin curbas, casi sin definir. La más mujer de todas, podría decirse. Ella que odia desde las miradas, a través de los ojos, aquella que es abusada y se toma la justicia por su cuenta porque no se fía del sistema. Ella es la palabra, la víctima, es la mujer que es odiada, la que odia a los hombres, las que se venga de ellos sin perdón, casi demasiado. Pero nunca hay un demasiado cuando has sido violada. Ella que es superdotada y a la cual éso le parece un insulto.

Recomiendo muchísimo el libro, me pareció algo muy bueno, con un final estupendo, con unos personajes originales y con una trama magnífica. Claro que hay veces que las conversaciones parecen algo antinaturales pero quizá sea porque al pasarlo al castellano se han llevado la vida de la voz de cada personaje, pero éso me molesta a mí, que soy una meticulosa sacafaltas.

Y tenemos la película. Me la vi al día siguiente de terminar con el libro. Y ya desde el primer momento no me gustó. Sólo dos personas se correspondían con mi imaginación (ya sabemos todos cómo funciona éso, pero no es razón para que a mí me decepcionara). Henrik Vanger y Harriet Vanger son dos que iban muy bien con mi imaginación. Es estilo de Lisbeth no podía ser criticado, pero… el resto sí. Han matado muchísimas relaciones muy importantes, que Erika sea solamente un espejismo me pareció terrible, Erika y Mikael forman parte el uno del otro. Él es un donjuan atractivo, ya en sus 40, no guapo, pero sí mucho sex appeal. El actor Michael Niqvist no es nada de éso. NADA de éso. Hay momentos en los que Lisbeth sufre un arranque de antisocialisto, que en el libro se entiende, en la película piensas que se les habrá olvidado incluir alguna escena porque tú personalmente no has entendido nada. Te piensas que Lisbeth es así porque al guionista se le puso en la punta del rabo que ella se levantara con cara de ultratumba en ese momento. Falta explicación, falta orden, para darle un poco de brillo a los personajes. Le falta de todo, la verdad. No perdáis ni un segundo de vuestro tiempo viendo las películas, yo desde luego no tengo ninguna intención de ver las otras dos, aunque sí que tengo muchas ganas de leer los otros dos libros.

Una pena que el hombre muriera, una verdadera pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s