Golpe de estado en Ecuador


Os escribo desde Ecuador,

Muy brevemente, hoy se ha sublevado la Policía Nacional y cierta parte de los miembros del Ejército en las principales zonas del país para manifestar su incomodidad con el Gobierno de Rafael Correa, quien ha eliminado una serie de privilegios para este sector (mirad en los periódicos digitales).

La Policía se ha declarado en huelga y por ello no está ejerciendo sus funciones. Como consecuencia, se está dando una escalada de robos y asaltos, principalmente en Quito y Guayaquil. Los comercios tienen echadas las persianas, el transporte público se ha suspendido parcialmente y apenas hay taxis circulando; también se están robando bancos y centros comerciales.

El Presidente de la República, Rafael Correa, se encuentra recluido por los sublevados en un hospital policial, desde el que se ha dirigido a la Nación pidiendo apoyo y condenado “el intento de golpe de Estado” promovido por la oposición. La cadena del Estado ha tomado todos los canales de televisión y frecuencias de emisoras, desde las que se está emitiendo minuto a minuto la situación del país.

Con todo, a estas alturas (son las 8.00 p.m), se respira una cierta calma. Correa cuenta con el apoyo popular que se está congregando frente al hospital, con el apoyo de la comunidad internacional y con la lealtad de la jerarquía del Ejército, que se ha declarado en un comunicado “subordinada al poder Presidencial”.

Los momentos de mayor tensión se han vivido a la mañana. La Policía Nacional se ha amotinado en los cuarteles, ha cortado calles y ha cerrado las puertas de la Asamblea Nacional, obligando a los asambleistas a permanecer dentro del recinto de la Asambla, en medio de la confusión general: se escuchaban gritos de “golpe de estado”, “golpistas”, por un lado, por parte de gobiernistas y asambleistas, que trataban de encaramarse a las verjas o se insultaban con los opositores del Gobierno, quienes, por su parte, desde afuera gritaban “que boten al dictador”, “abajo Correa” y proclamas similares.

Las fotos las he tomado en momentos de bastante tensión, cuando los Asambleístas trataban de trepar para salir del recinto y miembros de la Policía han lanzado gases lacrimógenos, dispersando a la gente. Entre insultos, gritos y manifestantes a favor y en contra de los asambleistas, la Policía se mantenía firme negando la entrada o salida de la Asamblea, y requisando y rompiendo las cámaras de los periodistas. Instantes después, llegaban de un extremo de la calle las sirenas de las unidades motorizadas de policías rebeldes armados con escopetas de bolas, haciendo correr en desbandada a todos los que nos encontrabamos en la calle. Los “gobiernistas” que, más allá de defender al Presidente lanzaban consignas como “Democracia sí, Dictadura no”, se habían silenciado y sólo se escuchaban aplausos y gritos de “viva la Policía”, haciendo pensar que, efectivamente, se estaba dando un golpe de Estado en toda regla.

Ésto me lo ha escrito un buen amigo mío que es estudiante de periodismo y este año estudia en Ecuador. Me mandó el email ayer, 1 de octubre. No hay nada como amigos al rededor del globo para saber qué pasa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s