El chiste del 3%

Por razones que ahora mismo no vienen a cuento no dispongo de mis cosas (libros, DVD’s y demás parafernalias que completan mi mundo) y por lo tanto los datos que daré serán poco aproximados, pero bueno, quedaos con la idea general.
Leí en el libro de Natxo López (creo que fue en su libro) que hay cosas que el escritor escribe que no gusta a la mayoría, pero al poco porciento que gustan, no gusta, encanta y maravilla. A éso se le llama en el 3%.
Por otro lado, tenemos la serie Studio 60, mi serie preferida en todo el mundo mundial, escrita por el Dios Aaron Sorkin. En el primer capítulo, hacia el final, después de muchas peripecias, problemas y personajes nuevos, hay una escena en la que Matt y Danny hablan sobre sus posibilidades. Danny ha consumido drogas cuando no debía, y saber por lo tanto que nadie le va a contratar para rodar ninguna película. Studio 60 es su única opción.
Entonces Matt le hace un chiste. Le hace este chiste exactamente:
DANNY
Matt, busca a otro director, puedes encontrar a alguien bueno.
MATT
No quiero a otro, te quiero a ti.
DANNY
El chiste es no quiero a nadie bueno, sino a ti.
MATT
Ya sé cuál es el chiste.
Lo que ocurrió fue lo siguiente. A mí el chiste me encantó. Os puede parecer el peor chiste del mundo o un humor sutil, inteligente y fantástico, sea como sea, lo que yo hice fue coger mi ratón y darle a copiar/pegar a esto.
Teníamos que escribir una escena para clase de serie en el Máster de guión de Salamanca y yo quise meter esta conversación. La cosa cambiaba, era sobre dos chicas, una le decía a la otra que tenía un esguince porque no quería bailar en la fiesta de Bar Coyote que había organizado la primera. Al final le contaba la verdad y hacían las paces. El chiste lo metí para aliviar la tensión.
Mandé el trabajo.
Lo corregimos en clase delante de todo el mundo. La profesora me dijo que no comprendió el chiste. Dice que igual ha sido ella que andaba espesita, la gente en mi clase lo confirma, ellos tampoco entienden el chiste. Lo expliqué.
– Me imaginaba que iban por ahí los tiros, pero es un poco rebuscado, ¿no?
Es lo malo que tiene copiar, que no puedes decir que lo ha escrito Aaron Sorkin para que nadie te diga que tu forma de escribir es rebuscada.
Me hundí en mi asiento y la chica que estaba detrás de mí se acercó a mi oído y me dijo.
– A mí me ha encantado el chiste. Es el típico chiste que suelo hacer yo con una amiga, y yo cuando me leí la escena me gustó precisamente por el chiste.
En éso consiste el 3%, hice un chiste para un pequeño público, y el pequeño público respondió. No gustó en su mayoría, pero a alguien le encantó. Y yo con éso me quedé.
Anuncios

El día que el mundo terminó y yo me hice mayor

Hoy he tenido que entrar en mi universidad. La última vez que entré fue cuando hice mi último examen, hace ya un año y medio. Obviamente la he visto muchas veces por fuera, pero no es lo mismo.

Recuerdo cuando fui a puertas abiertas cuando estaba en segundo de bachiller y mi madre me contaba cosas que recordaba de su época universitaria. Y me parecía absurdo. No me hacía gracia tener que ir a una universidad privada, no quería que fuera religiosa y temía que mis compañeras de clase fueran unas pijillas de papá.

Obviamente me equivoqué en todo, aunque me empeñé en tener razón durante varios meses el primer año que estuve. Luego empezaron las amistades, los planes de futuro, los erasmus, los novios, los cotilleos, las clases, los idiomas y todos esos recuerdos que creé en los años que estuve estudiando allí.

Hoy a la mañana cuando me he despertado y he pensado: tengo que ir a la uni, me he dado cuenta de que éso hacía un año y medio que no me ocurría. El año pasado tenía clase por la tarde y cuando tenía por la mañana, primero tenía que ir a trabajar, así que desde que dejé Filología no había vuelto a pensar eso.

Me he vestido nerviosa, como si fuera a quedar con alguien a quien tenía que impresionar. Me he subido al metro con un libro, como solía hacer antes, también he recorrido las calles leyendo, sin mirar a mi alrededor. O por lo menos lo he hecho hasta que me he acercado al puente. No solía bajarme en Moyua para ir a la uni, pero el viaje es más bonito por el centro que por la línea recta interminable que es Deusto. Así que he puesto el marca páginas y he cruzado el puente, admirando la arquitectura que conserva todas esas horas aprendiendo inglés, literatura, historia de la lengua, fonética. He mirado por la ventana del cuarto de baño, como solía hacer y me he imaginado la de veces que he tenido la misma conversación con Escritora “sería genial rodar un corto en esa casa”. Nunca lo hicimos.

He olido mucho la universidad, no huele demasiado pero sí que tiene ese olor personal que todo y todos poseemos. Olía a esperar a Kukaa para volver en metro juntas, olía a lluvia y a tropezar. Olía a quedarse encerrada en el ascensor y a correr por los pasillos porque llegaba más tarde que nunca. Olía a gente nueva, a erasmus, a risas y a mil cosas más que unas pocas palabras no pueden abarcar.

Me ha gustado ir. Creo que me he enamorado por primera vez de la universidad, ahora que ya no me amarga porque en secretaría hay una cola de más de media hora o porque un profesor no está en su despacho cuando pone claramente que son horas de tutoría. He incluso cantado la banda sonora de Harry Potter mientras me encaminaba hacia el laberinto.

Digo que me he hecho mayor porque supongo que acepto, muy a mi pesar que la época de ser universitaria ya pasó. Que ahora por mucho que siga estudiando, yo sé, y todo el mundo sabe que lo hago porque no tengo nada más que hacer. Porque no hay dinero en este país. Porque yo no soy hija de nadie ni fue nunca la mejor de la clase como para poder estar trabajando en un colegio privado. Ni siquiera fui suficientemente espabilada como para irme a EE. UU. a vivir y hacer un máster y un doctorado allí.

Hoy al mirar los recuerdos me he dado cuenta que ya he pasado el lugar. Que por mucho que desee volver, ya soy demasiado mayor para ello. Tengo que dejar de forzarlo y asumir de una vez que sí, que por muy infantil que sea soy mayor.

//

Fotos alumnas deusto muy zorras

Tres personas han llegado a mi blog a través de las frases que he escrito en el título. De hecho he hecho un copia/pega.

¿Qué coño ha pasado en Deusto? Pues por lo que me he enterado, alguien ha entrado muy hábilmente en la red de la universidad y se ha metido sigilosamente en el móvil u ordenadores de la gente para repartir fotos de unas chicas de la uni que estaban desnudas o muy ligeritas de ropa.

Vale, qué putada chicas. No sé quién lo haría ni por qué. ¿Pero es necesario llegar a ‘fotos alumnas Deusto muy zorras’? ¿En serio? ¿Ninguno de los aquí lectores se ha sacado fotos desnudos o desnudas con su pareja o ha hecho un vídeo erótico? ¿No? Pues vuestra vida es triste. Puede que las chicas no hicieran bien en tener sus fotos en sus móviles, pero en algún lado las tienen que tener y puede que en el ordenador de casa no sea el mejor sitio. Aunque parece ser que ya nadie está a salvo de nada una vez estés conectado a Internet.

¿Queréis ver fotos de tías en pelotas? Internet no tiene porno ni nada por el estilo.

Os dejo unas páginas, para que no os vayáis a dormir sin la pajilla habitual.

http://www.4tube.com/

http://www.danejones.com/

http://www.youporn.com/

El resto al que le interese, que siga leyendo.

No acabo de comprender por qué son denominadas zorras las chicas que por amor al sexo y a sus cuerpos se sacan fotos eróticas. ¿Es el morbo y las ganas de follarse a gente conocida lo que hace que la gente ponga éso en Google? ¿Y qué pasa si ves las fotos? ¿Podrás presumir con tus amigos de ello? Joder tío, felicidades. ¿Y qué? ¿Acaso conocías a la chica? ¿Cuando folles con otra persona vas a imaginar la cara de esas chicas?

Todo es morbo. Todo, todo y todo. No hay límites, fronteras o fin a la insaciable curiosidad que tiene la gente por ver desnudos. No es el rollo de ir a una playa nudista, es poder ver a alguien sin que sepa que miras. Somos los mayores voyeurs que la historia del planeta haya visto y tenemos una ventana para acceder a ello con total tranquilidad.

Por no hablar de las cadenas de televisión que rápidamente se han agenciado de las fotos y las han colgado en sus páginas o lo expuso en el informativo. Profesionales de alta calidad, sí señoras y señores, de puta madre. No tienen ni respeto ni vergüenza, y aunque aparentemente lo diga para informar al público, es morbo puro y duro.

Toda esa hipocresía que se crea queriendo verlas desnudas pero luego aparentando respetar a la mujer y a su cuerpo, me da asco. Vete directamente donde la tía, habla con ello y lígatela. ¿Pierde su erotismo y misterio? Así es la vida real.

El largometraje que evolucionó

Os hablé de aquel largometraje que estaba escribiendo junto con chico y chica. Algo que nos habían implantado y que habíamos escrito como un ejercicio, no como un hijo propio.

Dios, nos costó. No os hacéis una idea. Seis o siete sinopsis. SEIS O SIETE. Daros cuenta que éso significa que cogemos los mismos personajes, los metemos en una batidora e intentando que la estructura no cambie demasiado (porque recordad que somos novatos, el detonante, primer punto de giro, midpoint, segundo punto de giro y clímax es para nosotros una fórmula matemática inquebrantable, si nos salimos de ahí, la hemos liado). Así que pasaron las versiones, cuanto más tiempo pasaba, la comedia menos gracia tenía. La comedia desaparecía. Qué bien. Le entregábamos una versión a David Muñoz – el coordinador del taller de largometraje – y se reía – siempre a buenas y siempre haciéndote partícipe de esa broma, pero se reía. Y te dabas cuenta que cada vez te alejabas más de la historia que tienes en tu cabeza.

Porque os voy a contar un secreto. Un secreto que yo aprendí al comienzo del máster y que parecía ser muy obvio para el resto del mundo. Escribir literatura es fácil. MUY, MUY FÁCIL. Todo lo que quieres decir, lo puedes decir. De hecho ahora estoy leyendo El palacio de medianoche de Carlos Ruiz Zafón y me doy cuenta de lo mal construidos que están los personajes, por el simple hecho de que el escritor escribe en los párrafos que los personajes son así o asá, pero cuando los personajes hablan o hacen cosas… son todos iguales. Y las partes en las que ‘tienen voz propia’ a mí me da la impresión de que están metidas con calzador. Pero me estoy desviando del tema. Escribir literatura es fácil comparado con guión. En guión tienes que escribir lo que ves. No puedes poner “Ella estaba triste por la ausencia de él, hacía días que no comía y lo único que hacía era pasarse horas y horas en la cama, acurrucándose bajo las sábanas, asustada del mundo exterior”. Algo así se tendría que reflejar con la protagonista en la cama, dando vueltas. Se podría levantar y abrir la nevera, donde no hay comida. Volver a meterse en la cama y follar. Digamos que es como pasar de ser Dios todo poderoso, digamos Zeus, a pasar a ser un dios menor, por ejemplo Mercurio. Qué putada. Antes lo dominabas todo. Ahora sólo dominas parte del trabajo. Porque un guión son indicaciones que cogerán otros profesionales para montar una película. Tú lo haces lo mejor que sepas y puedas que se irán los actores, sonido, fotografía, dirección, vestuario y montaje a hacer lo mejor que sepan.

Total, que un chico de clase nos dio una idea para encaminar el largo y tiramos de ahí y conseguimos crear por fin una historia con sentido. David nos mandó dos o tres versiones de escaleta y en una semana nos pusimos a dialogar. (Que como dice un buen amigo del máster, dialogar es el caramelo después del sufrimiento de escaletar). Y nos salió una historia que no estaba mal. De hecho no estuvo nada mal, porque cuando acabó el módulo de cine, David nos eligió a nosotros para seguir tutorizando el proyecto hasta finales de curso.

Y tras cuatro versiones donde se fueron cambiando cosillas, como quién era la mala de la historia, la relación entre la prota y su amante, o incluir que la familia de la prota vende drogas. Y ya en la cuarta versión, David Muños la dio por buena, aunque él dijo algo así como: “Es una buena primera versión para enseñar”. Se ve que todas las reescrituras anteriores no cuentan. Así que chico decidió presentarlo a una beca madrileña que te tutoriza el proyecto durante un mes y medio. Son cuatro horas al día de lunes a viernes. A la gente que no es de Madrid se les proporciona alojamiento y comida. Y aunque la gente del jurado no es, muchos de los profesores que trabajan ahí han sido ponentes del máster así que sería volver a ver a caras conocidas. Sería genial que nos cogieran, pero ya doy por hecho de que no. ¡Ah, por cierto! Cuando se termina el mes y medio y la reescritura y esas cosillas, te ponen en contacto con productorias.

Ahora sé que todo ese sufrimiento ha valido la pena, aunque sea simplemente tener un guión de 104 páginas que ya hemos registrado como nuestro. He sido mamá.

Del largometraje a las series

Ya os comenté la locura que me parecía el camino que estaba tomando mi largometraje.

Tuvimos seis clases con David Muñoz, y yo escribí mi postura antes de la quinta clase. La quinta clase… was a blessing. Si no la hubiéramos tenido, jamás podríamos haber podido tirar para alante, porque teníamos los ánimos por los cimientos. Yo me lo tomé con humor, pero claro, era con humor o con lágrimas. Y éso que soy estudiante, de verdad que hasta que no te pones a ello, no te das cuenta de lo dura que es la vida del guionista…

En dos clases, con tres semanas de diferencia, escaletamos y escribimos el guión. Y aquí es cuando reventamos de alegría… ¡eligieron nuestro guión para seguir tutorizándolo hasta mayo! No fuimos el único grupo elegido, se escogen a dos de ocho… pero oh mon dieu! ¡Han escogido la historia que hemos creado!

Y empalmamos con el módulo de televisión. Y aquí es cuando te quieres echar a llorar, porque un largometraje se escribe con una parsimonia… un año, dos para escribirlo… igual que la tele, vamos, que se tarde una semana en escribir casi la misma longitud. Y ya nos han metido presión para crear dos series en estos tres meses.  DOS SERIES. Y mi grupo además tiene que seguir con el guión de largometraje.

Así que así sigue el máster, mi vida social se ha reducido a escribir, y cuando no lo hago, pienso en mejorar las historias que estoy escribiendo. Y seguir viendo series, si alguien tiene pensado hacer el Máster de guión en Salamanca, ya se puede poner a ver El barco, Águila roja, Aída, La fuga y todo lo que se le ocurra.

Éso sí, cuánto me alegro de ser chica de series, porque si lo fuera de cine, ahora me estaría volviendo loca intentando verlo todo. ¡Muajaja joderos cinéfilos! Los seriéfilos gobernaremos el mundo… 🙂

Fin.

Hasta que vuelva a encontrar un momento para escribir.

Mi largometraje

En el máster de guión de Salamanca en el primer semestre que dura de octubre a marzo hay que escribir un largometraje.

El guionista David Muñoz es quien nos guía en tan arduo trabajo.

Todo empezó en un lindo día de octubre, cuando mi grupo Chica, Chico y yo nos juntamos para crear seis diferentes sinopsis. David elegiría una de ellas que nosotros desarrollaríamos durante estos meses. Nuestras sinopsis venían a ser: humor absurdo, una historia de amor, un aventura para niños, un thriller, un drama político y una historia muy rara que era como algo que Goddard habría rodado. Mis aportaciones habían sido la historia para niños (venga va, sorprenderos) y el thriller que está basado en lo que le pasó a una amiga mía de Erasmus.

David eligió el humor absurdo. Chico y Chica dijeron que no, que no querían escribir aquella historia. Al final nos adjudicaron la sinopsis de otro grupo.

Y pasaron las semanas, y las visitas de David al máster se fueron acumulando. Escribimos ocho, OCHO, sinopsis diferentes. Con los mismos personajes, la misma personalidad que iba cambiando de historia en historia. OCHO. Para pegarse un tiro.

¿Y de qué va la historia? La historia es una mierda. Es una especie de Chicas malas pero de peor calidad, que no acaba de motivar a ninguno de los del grupo y que acaba siendo un lastre más que mi emocionante primer largometraje.

Hace poco nos visitó el guionista de Fuga de cerebros, una película que pudiendo haber sido divertida, a mí me parece una auténtico bodrio. Y pensé, pensé que aquel pobre guionista nos hablaría de cómo le obligaron a escribir aquello, y que lo hizo por dinero, que le daba igual hacer reír o no, que hizo lo mejor que pudo lo que supo y que ha dado resultado, porque dinero sí que ha ganado el asunto.

Pero no. Inocente de mí.

El tipo era un pepero que había recibido el don (nótese mi ironía) no sólo de escribir el guión de los guiones de la comedia gamberra española, sino que su guión estaba tan bien escrito y era tan divertido y funcionaba tan bien, que durante el rodaje no hizo falta que ningún actor, productor o director dieran su opinión sobre lo que podría mejorarse. Porque era perfecto.

Tócate la seta.

Y mientras él hablaba yo pensaba cómo sería si yo presentara mi largometraje (digo mi, por no decir nuestro, o sea Chico y Chica, pero como es mi blog, digo mi). Para empezar diría que la idea partió de un drama, pero como a David Muñoz le hizo tanta gracia, que nos lo leyó con su tono burlón y toda la clase se rió. Dejó de tener gracia a partir de la tercera sinopsis cuando no conseguíamos cogerle el tono a la historia. Bueno ni el tono, ni los personajes, ni la gracia ni mierdas. Porque hay otro problema, que Chica y yo somos más de drama (Chandler aquí dirá que no, que yo soy de comedia, de un humor negro y cruel y retorcido que me hace divertida. Parece ser que en guión no me sale) y éso es una putada cuando te ha pedido el profesor que escribas comedia.

Y entonces llegó ella.

Election. Una película de Alexander Payne, el director de The Descendants. David nos sugirió verla, para encontrar un camino, un tono que seguir. Graciasportuayuda. Yo ya la tenía fichada, y me encantó. Os la recomiendo. Sublime, pequeños y pequeñas lectoras.

Así que mi largo es una versión mala y pobre de Election, y una versión española aunque no del todo de Chicas malas.

Así que mientras Chica, Chico y yo buscábamos inspiración llegó el guionista de Mientras duermes, Alberto Marini, que es productor.

Y entonces se hizo la luz. De hecho fue un foco de los de Hollywood, pero no seamos tan detallistas…

Nos hizo hablar a cada grupo de nuestros proyectos y creedme que hay historias que me encantan. De ocho grupos que somos, me gustan mucho seis historias. (Sin contar la mía, por lo tanto cinco). De todas esas historias con fantásticas ideas, con personajes extraordinarios, la única de todas esas películas que se puede producir es la nuestra, ninguna de las otras sale rentable. Ninguna.

Nos sonreímos. Sí, tenemos una historia típica, es para adolescentes y la historia es una comedia algo tonta sobre la amistad. Pero NUESTRA HISTORIA es la única que algún día podría ver la cartelera. Y olé.

Más tarde una de mi clase me dijo que le encantaba nuestra sinopsis, era algo que a ella le encantaría escribir y que desde luego que iría a ver al cine. ¿Puede que no seamos tan malos…?

Es un ejercicio después de todo, un trabajo más, es gracias a este largo que estoy aprendiendo a hacer otros. Si sale adelante por algún milagro de Dios, pues maravilloso. ¿Y si no? Da igual.

pd. Las buenas noticias es que por fin la semana pasada nos dieron permiso para escaletar (véase, dividir la historia en escenas y comentar qué pasa en cada una) y aunque todo pintaba muy negro, se me están creando unos diálogos divinos en la cabeza.

Como diría madre “Tout est bien qui finit bien!”

Se acaba el mundo. ¡Sálvese el cine!

Esta semana un profesor del máster nos ha pedido que salvemos cinco películas Norteamericanas y cinco Europeas suponiendo que se acaba el mundo. Nos ha dicho de hacerlo con el corazón, y mis decisiones han sido la mayoría películas de mi infancia.

Norteamericanas

  • Toy Stoy
  • Star Wars
  • Amigas para siempre
  • El club de los poetas muertos
  • Matilda

Europeas

  • L’ultimo bacio
  • Love Actually
  • Los edukadores
  • La ola
  • Cashback

El profesor ha dicho que fatal. Que así no se hace, que hay q votar con sentido común, no con sentimentalismos. (Yo la verdad prefiero verme Star Wars mil veces a Las uvas de la ira). Y como el resultado me ha parecido interesante, voy a hacer un resumen de las pelis que han salido votadas.

  • Pulp Fiction V
  • El club de la lucha IV
  • Pequeña Miss Sunshine III
  • El apartamento III
  • Toy Story III
  • Centauros del desierto II
  • Wall-e II
  • Parque Jurásico II
  • El club de los poetas muertos II
  • Desmontando a Harry II
  • Casablanca II
  • El crepúsculo de los dioses II
  • El padrino II
  • Blade Runner II
  • El rey león II
  • El golpe II
  • Gladiator II
  • La bella y la bestia II
  • ET II
  • La pequeña tienda de los horrores
  • Adaptation
  • El Gran Lebowsky
  • El gran dictador
  • El nacimiento de una nación
  • La soga
  • Con faldas y a lo loco
  • Annie Hall
  • Big Fish
  • Érase una vez en América
  • Los Goonies
  • Léolo
  • Koyaanisqatsi
  • Apocalipse Now
  • El último boy scout
  • La conspiración del silencio
  • Hatari
  • Clerks
  • Alien
  • Reservoir Dogs
  • The Rocky Horror Picture Show
  • Chicago
  • Crash
  • La princesa prometida
  • Grease
  • Qué bello es vivir
  • Pesadilla antes de Navidad
  • Catfish
  • Crimen perfecto
  • Zodiac
  • Entre copas
  • El caballero oscuro
  • Cisne negro
  • Muerte entre las flores
  • Malditos bastardos
  • Un tranvía llamado deseo
  • Ciudadano Kane
  • Luces de la ciudad
  • Titanic
  • El hombre que mató a Liberty Valance
  • El sueño eterno
  • Perdición
  • Sed de mal
  • Memento
  • American Beauty
  • Fargo
  • Malas calles
  • Violentos años 20
  • La milla verde
  • Origen
  • No es país para viejos
  • El silencio de los corderos
  • Perdición
  • Grupo salvaje
  • Chinatown
  • El buscavidas
  • Toro salvaje
  • Seven
  • La bruja novata
  • Leaving Las Velas
  • Efecto mariposa
  • Hair
  • The Man from Earth
  • Matrix
  • Sueños de un seductor
  • El hombre que nunca estuvo allí
  • Matilda
  • Amigas para siempre
  • Star Wars

Y ahora las europeas…

  • El verdugo V
  • La vida es bella V
  • La Naranja Mecánica IV
  • El bueno, el feo y el malo III
  • Trainspotting III
  • Cinema Paradiso III
  • Metrópolis III
  • Amélie III
  • 8 1/2 III
  • Banda aparte II
  • Stalker II
  • Slumdog Millionaire II
  • La vaquilla II
  • El ladrón de bicicletas II
  • La vida de los otros II
  • El pianista II
  • Love Actually II
  • Billy Elliot II
  • Goodbye, Lenin! II
  • Fresas Salvajes
  • Ordet
  • Bienvenido Mister Marshal
  • Los olvidados
  • M, el vampiro de Düsseldorf
  • El secreto de sus ojos
  • La mirada de Ulises
  • Irreversible
  • El fotógrafo del pánico
  • Arrebato
  • Funny Games
  • Electroma
  • La cena de los idiotas
  • Novecento
  • La piel que habito
  • 24 Hours Party People
  • Match Point
  • Concursante
  • Notting Hill
  • Canino
  • Hasta que llegó su hora
  • Déjame entrar
  • Amanece que no es poco
  • El profesional
  • La vida es bella
  • Plácido
  • Belle de Jour
  • Soñadores
  • El sur
  • El extraño viaje
  • The Full Monty
  • Vals con Bashir
  • La vida de Brian
  • Death at a Funeral
  • Simon
  • Rififi
  • Los otros
  • Neds
  • Un condenado a muerte se ha escapado
  • La rodilla de Clara
  • Calle Mayor
  • Una jornada particular
  • Mujeres al borde de un ataque de nervios
  • Dogville
  • Quiéreme si te atreves
  • El resplandor
  • Los amantes del círculo polar
  • Tesis
  • Canciones para después de una guerra
  • Following
  • RocknRolla
  • Midnight in Paris
  • La leyenda del pianista del océano
  • Snatch, cerdos y diamantes
  • El limpiabotas
  • Los 400 golpes
  • Sweet Sixteen
  • L’ultimo bacio
  • La ola
  • Cashback
  • Los edukadores

¿Y qué películas salvaríais vosotros?