Revistas online de chicas y para chicas

Últimamente, no sé si serán casualidades de la vida o no, me he topato con muchísimos blogs que desconocía. De hecho, me han sorprendido para bien y muy, muy gratamente. No los he leído en profundidad pero me ha parecido que podía hacer una entrada comentándolos.

The Wink Project: se trata de un proyecto que se acaba de poner en marcha hace dos meses escasamente. Me gusta mucho la presentación porque de un vistazo ya se ve qué ofrece la página web. Hablan de moda, comentan recetas de cocina, explican manualidades, recomendan series y películas o experiencias de viajes.

Pikara Magazine: esta página se retrata a sí misma como “Como lectoras, echábamos de menos un medio de comunicación en el que confluyeran la perspectiva feminista y el buen periodismo. Como periodistas, nos apetecía construir nuestro propio espacio en el que disfrutar comunicando sobre aquellos temas que nos apasionan”. Lo que más me ha gustado de este blog es el punto de vista feminista que le dan. Y la verdad con la cuentan las cosas desde el punto de vista de las mujeres.

Proyecto Kahlo: es una revista más bien de opinión. A mí me da la impresión de ser una mezcla de las dos anteriores. También es una revista para chicas, pero me parece que es más para motivar a las chicas a ser como realmente quieren ser y a no seguir los estereotipos que nos ofrecen (o nos obligan) a seguir.

HelloGiggles: hace más de un año que leo esta revista y me parece que ha cambiado mucho desde que empecé a leerla hasta ahora. Quizá es porque hay demasiada gente que escribe y publican de todo, y precisamente por éso, creo que han perdido un poco el alma que tenían al principio. En esta página web hablan desde problemas sociales, pasando por consejos para viajar, cómo tener estilo único o por qué Punky Brewster siempre molará. (Está en inglés).

Y ahora que os he hecho un resumen de pequeñas perlas que ofrece Internet… ¡venga a fisgar por ahí!

Sí, quiero… ¿no?

Vale, ya sé que soy excesivamente joven para pensar en eso, pero como buena chiquilla, siempre pienso más allá que el presente. He comenzado a leer, de un modo obseso (en serio cada día lo primero que hago es meterme en la página, y a partir del primer momento en el que lo hago por la mañana, me sigo metiendo cada hora o dos horas por si hay un artículo nuevo). Hablo de hellogiggles, la página que ha co-creado mi adorada Zooey Deschanel.La gente que escribe en esta página es más mayor que yo, supongo que rondan los 30. (Pero vamos van desde los quince hasta los cuarenta).

Y hoy he leído este artículo sobre matrimonio, que me ha hecho pensar lo que ya tenía medio en mente, pero apartadito en un rincón de mi cerebro. Ya, ya sé que no llevo ni un año con Chandler, pero llevo unos tres años detrás de él, y uno antes de comenzar a salir intentando que pillara mis indirectas. Bueno con todo ésto os quiero decir que a pesar de llevar poco, ésto tiene pinta de tener bastante futuro. Hemos hablado de ir a vivir juntos y cosas de esas…

Yo, hija de divorciados, nunca pensé poder casarme con alguien. Sino alguienes. No sé si he comentado cómo pensaba que sería mi futuro, pero en resumen viene a ser algo así: antes de los 30 me casaría con un productor, tendríamos uno o dos hijos. Antes de los 35 nos divorciaríamos y poco después acabaría enamoradísima de un guionista. (Depende de cuántos hijos tuviera con el productor tendría uno o ninguno con el guionista). Y con este estaría hasta los 50 más o menos, pero se nos acabaría el amor. Seguiríamos siendo mejores amigos, pero ya no habría chispa y decidiríamos divorciarnos. Y entonces es cuando llegaría el amor de mi vida, un cocinero, y con este último no me casaría porque nos parecería puro formalismo, y duraríamos hasta que la muerte nos separe.

Así que me convencí de que mi vida iría así, y hasta me gustaba la idea, porque de todas formas ¿quién me iba a aguantar a mí durante el resto de mi vida? Soy demasiado pesada, infantil, caprichosa, mandona y vaga…

Pero Chandler quiere casarse. Quiere casarse. Presión, presión en mis sienes, me tiemblan las rodillas. Hablamos de bodas. De matrimonio. Qué miedo. Porque casarme con tres tíos no importa, porque sé que no durará para siempre. Pero si es para siempre es cuando me tiemblan las piernas y se me congela el corazón.

Dios qué miedo.

Porque si te casas convencida de que es para siempre, y luego resulta no serlo, es cuando la catástrofe reinará por toda mi cabeza y mi vida. Y con lo que me gusta a mí vivir en un caos controlado… no, no, no… no podría. Qué putada que la vida sea algo que no se controla. O qué maravilloso, todavía no estoy segura.

Claro que podríamos vivir juntos sin estar casados, con treinta hijos y mucha felicidad, peeero… ¡¡¡Chandler me ha dicho que quiere casarse!!! Arg… ¡hombres! ¡Son las mujeres de hace cincuenta años!

Cómo votar el 20N

El vídeo es algo largo, si queréis saltaros el principio y ver lo interesante es a partir del minuto trece.

Básicamente explica que votar a PPSOE y en blanco no sirve de nada si estás en contra del bipartidismo. Habría que votar a partidos minoritarios o votar nulo.

¡Pasen y vean!