Happy Birthday Letter, Dalton Trumbo

La mayoría no conoceréis a Dalton Trumbo. Yo tampoco le conocía hasta hace poco. Pero fue un gran hombre. Un gran borracho, y un maravilloso escribir. Fue uno de los diez de Hollywood. Uno de esos diez guionistas y directores que sufrieron prisión por tener pensamientos rojos.

Y aquí está uno de mis poemas preferidos, uno que escribe a su hijo, para su décimo cumpleaños.

Y con todos ustedes Liam Neeson, presentando con mucha excelencia esta alegoría…

Anuncios

El Zorro de Isabel Allende

Me gusta mucho el estilo de Isabel Allende, cómo camina en una fina línea entre la realidad y la magia, aunque por lo que tengo entendido es el ambiente que se respira en Latinoamérica. O igual es la frialdad con la que se vive en Europa y comparado con el otro continente, hay una gran diferencia de pensamiento.

Lo que sé de El Zorro me lo ha enseñado la película de Antonio Banderas y Anthony Hopkins. Y es una historia maravillosa, porque no sólo me presenta la historia y me introduce a personajes que desconocía totalmente, sino que gracias a la película tengo un final de cómo termina Diego de la Vega y cómo prosigue la historia del mejor amigo del pueblo en Baja California.

La novela de Allende nos sitúa unos cinco años antes del nacimiento de Diego de la Vega. Las primeras páginas narran cómo se conocieron sus padres, los orígenes de su madre y mil pequeños detalles que formarán parte de la historia del personaje principal, aún cuando todavía no ha llegado a este mundo. La escritora recorre la vida de Diego desde su tierna infancia y todas sus trastadas, hasta su adolescencia, edad en la que se fue a Barcelona a estudiar junto con su mejor amigo y hermano de leche, Bernardo, un indio de California. La vida en España y cómo se enemista con Rafael Moncada, terrible archienemigo del súper héroe con máscara. Para finalizar la novela hay una épica vuelta a casa en la que pocos pasos le faltan a Diego para convertirse en El Zorro, su animal totémico.

Durante las cientos de páginas hay muchísimo guiños a los conocedores de la historia, explicaciones que muestran por qué es bueno con la espada, el látigo, las volteretas en el aire o qué le impulsa a conseguir desesperadamente la justicia.

A mí me ha gustado mucho el libro, me ha parecido muy entretenido y me ha encantado cómo es escrito y descrito.

(Por si no teníais nada que hacer y pasabais una aburrida semana en la playa dando vuelta y vuelta en la toalla.)

About a Boy escrito por Nick Hornby y con la fotografía de High Fidelity

No sé cuántos de vosotros habréis visto la película High Fidelity. Yo la vi en el instituto, en clase de música. Y me pareció maravillosa, claro que la profesora quería que nos fijásemos en la música que menciona y lo que se escucha, pero no yo pude evitar enamorarme de la historia. Y no es una historia terriblemente complicada ni demasiado dramática ni nada por el estilo. Es la historia que protagoniza John Cusack, a quien le rompen el corazón, y hace listas, durante tooodo el metraje no para de hacer listas, las cinco mejores canciones para enamorar a alguien, los cinco mejores músicos de todos los tiempos, las cinco chicas de su vida…

La historia es divertida, es original, pero es cierta, no me ha pasado a mí, pero le podría haber pasado a cualquiera. Compré High Fidelity la primera vez que fui a Londres. La he visto en mi casa un par de veces desde entonces. Pero en ningún momento miré quién la había escrito, ni sabía que estaba basada en una novela.

La novela es de Nick Hornby, y el guión también.

Dicho ésto, os explico la situación: este verano he tenido un trabajo que no me exigía demasiado y en el que podía pasarme entre tres y cuatro horas al día leyendo. Me he leído un media de un libro por semana. Entre ellos está About a Boy. Me lo dejó la mamma, que lo eligió entre cientos de libros de su biblioteca privada. Me leí la parte de atrás en el metro. ¡Y resulta que es el mismo escritor que ha escrito esa peli que tanto me gusta! Devoré el libro, lo ingerí sin dar tiempo a saborearlo. Y fue maravilloso, porque joyas así no puede esperar y olisquearlas. ¿Cuál es la historia?

Tenemos la historia de Will, un adolescente perpetua, encadenado al cuerpo de un hombre que ya ronda casi los 40. Y por otro lado tenemos a Marcus, un preadolescente de padres divorciados y madre depresiva. Y haces un cócktel con todo ésto y sale una comedia de humor negro. Se conocen por cosas de la vida, (porque Will intenta ligar con la mejor amiga de la madre de Marcus) y como el padre de Marcus vive en Cambrigde, él decide que Will va a ser su figura paterna. Por mucho que Will sepa más de moda, de música cool y de la adolescencia que Marcus, que vive un poco ahogado en su vida sin saber muy bien por dónde le da el aire. La historia en sí no es extraordinaria, es cómo está contada lo que la hace única. Ese humor afilado y estilo directo lo que hace que Nick Hornby sea una persona fascinante por escribir About a Boy.

Y lo más maravilloso de todo ésto fue que mientras la novela se iba representando en mi imaginación yo iba imaginándolo todo con la misma fotografía gastada que presentan en la película High Fidelity. Con el mismo tono real en el que no toman nada en serio. Tan irónico como la vida misma.

Festín de cuervos, la transformación de Sansa a Alayne

Aviso a navegantes, voy a hablar del cuarto libro de la famosa serie Juego de tronos. Habrá espoilers.

Seguimos a lo nuestro.

Es bien elegir a mis personajes favoritos, porque son los de la mayoría: Tyrion y Arya. Y lo no tan fácil es decir quién no me ha caído bien (obviando Cersei que por razones psicológicas me encanta leer sus capítulos): Catelyn y Sansa. Son las dos… urgggghhh… Catelyn era siempre todo por la familia y mira chica, siento mucho que te cortaran el cuello, pero se llama karma. Cuidadín con John Snow.

Y Sansa… creo que a Sansa le daría una somanta de tortazos gratuitos por el simple hecho de ser tan damisela. Sí, es una niña. Pero Arya también lo es. Y Sansa nunca está sola, no está sola de verdad como su hermana, no pasa hambre, no debe matar a nadie, sólo tiene que sobrevivir. (Son historias diferentes para personalidades diferentes, lo sé). Pero lo que me mata de rabia es que cuando Sansa recuerda a su familia y piensa que todos andan muertos, nunca recuerda a Arya. Así que entre que Sansa me parece una niñita idiota que debería recibir un tortazo de realidad y lo poco que aprecia a su hermana… tenemos un conflicto de intereses.

Pero en Festín de cuervos, Sansa está alejada de toda protección del reino y por primera vez se da cuenta de que está sola, realmente sola. Han matado a la única familia que ella pensaba que estaba viva, y se aferra al clavo que le ofrece una alternativa a su vida junto a Tyrion y lejos de la reina regente: Petyr.

Sansa tiene un único capítulo en Festín de cuervos, hasta que te das cuenta que Sansa (al igual que Arya) cambia (¡por fin!) de identidad, dejando atrás las niñerías, cursiladas y pajaritos mentirosos.

Alayne se convierte en la chica que dice ser, una bastarda con buena educación, una hermosa adolescente de pelo oscuro. Sansa juega a Alayne y sabe moverse en ese jardín. Conoce cómo visten las criadas, cómo se considera a los bastardos. Sabe perfectamente que tiene que ser Alayne y ser hija de Petyr porque sino, su juego termina y ahora que ha dejado de ser quien era para madurar y enfrentarse a su realidad, su tablón se pone interesante.

Me gusta que Sansa salga de su burbuja de protección y ponga los pies en la tierra. Me gusta que Alayne comprenda que Petyr consigue lo que quiere manipulando a la gente a su alrededor, y que si ella aprende a hacerlo tan eficazmente como él, podrá ser tan astuta como su padre (su nuevo padre, se entiende).

Espero grandes cosas de esta nueva Piedra, olvidada hija de un asesinado Stark, bastarda de un meñique, hermana de una poderosa Jaqen H’ghar y personaje que POR FIN vale por sí misma.

The Night Circus y el maravilloso mundo circo nocturno

Tenía el libro The Night Circus apuntado en una lista de leer. Generalmente el libro suele quedarse en la lista durante varios años hasta que llega su turno, pero como estuve en Liverpool en febrero, me hice una lista de los libros que tenía en inglés, y por lo tanto no conseguiría aquí, y fui a la tienda con mi lista. Me dieron tres libros. The Night Circus es uno de ellos.

Lo descubrí leyendo este artículo que escribió Rebecca Kuitems en Hello Giggles.

¿De qué va esta novela?

TNC narra dos historias que desembocan en un mismo final. Tenemos la historia de una niña y un niño, que sin quererlo ni beberlo terminan en una competición de habilidad de magos en la que están obligados a competir. Y por otro lado la historia de un chico, un soñador de un pueblo perdido en Massachussets. Esta es la forma sencilla de describirlo, porque en realidad es la historia de un circo que sólo abre a las noches. Y usan magia de verdad, no trucos de magia que entretienen a los niños. Crean tiendas que están echas de sueños, de árboles de los deseos en velas, de botellas que huelen a cuentos y paraísos de hielo. TNC es una historia de amor aunque no se mencione en principio demasiado el tema.

La forma en la que la autora escribe es muy vívida y su talento en elegir las palabras que harán que en tu imaginación todo brille y crezca con la misma intensidad con la que los amantes del circo lo describen.

Hay mil y un personajes que hacen que esta aventura sea rica, complicada y merezca la pena. Pero yo me quedo con el circo, el personaje silencioso que nos acompaña allá donde viajemos y vayamos.

The Night Circus es una novela que salió en septiembre de 2011 y que ha escrito Erin Morgenstein. De momento es su primera novela pero espero ansiosa a que saque algo más de la magia que puedan crear esos dedos.

Crítica: El último señor del Dragón por Joanne Bertin

Me lo recomendó mi aita. Y tenía que haber sospechado, pero no lo hice y empecé a leer el libro. Mi aita es un gran fan de la ciencia ficción, no la ciencia ficción fantástica que es la que más me gusta a mí, sino de la clásica (Maggie Higgins Clark o Cliff D. Simak) y aunque a mí no me apasiona lo que lee, si me recomienda algo tiendo a creerle.

Error.

Mi padre y yo no valoramos el tiempo del mismo modo. Yo lo que leo, quiero que sea bueno, y si es malo, que sea malo pero jugoso, que pueda aprender el idioma, que pueda sentir placer al criticarlo, que pueda aprender de X cultura. Mi tiempo es oro, mis libros son selectos. Mi padre lee muchísimo más que yo (yo veo muchísimo más que él) y por lo tanto traga más y más de todo.

¿De qué va El último señor del Dragón? Seamos neutrales y os copio lo que dice Cyberdark:

“El señor del Dragón Linden Rathan es el menor de una raza de inmortales hombres dragón. Ha pasado seiscientos años en soledad, en busca de un alma gemela, mientras el resto de sus compañeros permanecían en su fortaleza observando los Cinco Reinos de la humanidad.

Cuando la reina de Cassori muere en circunstancias misteriosas, los señores del Dragón se ven envueltos de nuevo en los asuntos humanos; en esta ocasión deben evitar una guerra civil entre los dos pretendientes al trono.

Pero esta tarea sencilla se ve complicada por las maquinaciones de la Fraternidad, una sociedad secreta desaparecida desde hace mucho tiempo, pero cuya reaparición se precipita en medio de una oscura y terrible conspiración para usurpar el trono.”

Vayamos por partes.

La historia, a priori, parece interesante. Yo pensé que sería una especie de Eragon, hay amor, sí, pero practicamente nada, lo importante aquí es la historia de venganza, de encontrar quién es el malo y su motivación, entregar a los dragones, aprender.

Inocente Scry… me dio la impresión de leer el prólogo de una historia. El prólogo de 376 páginas en la que la conspiración que van a investigar los Señores del Dragón es ridícula. Yo, lector, ya sé quién es el malo desde el minuto uno. Y es un malo maloso, que es malo porque sí. Porque quiere poder y le gusta la magia negra. Bueno, la mesa cojea. Pero no es solamente que me falte un malo de verdad, sino que todo el plan que monta el malo es de vergüenza ajena. Todo sucede porque sí, gratuitamente y a todos les parece bien.

En realidad la historia de por sí es una mierda porque lo que realmente se quiere contar en esta historia es el amor que Linden, el prota, siente por Maurynna, la chica que se convierte en su alma gemela. Son una especie de Romeo y Julieta salvo que en vez de Shakespeare, lo ha escrito la mujer que quiere crear la nueva saga Crepúsculo. Y que al igual que en el súper ventas, los amantes no se quieren por su forma de ser, por complicidad o por algo concreto, se quieren porque sí, y yo lectora me lo tengo que creer porque me lo explican, pero no lo veo reflejado en ningún momento.

La mayoría de personajes son muy planos, el único interesante me parece el bardo, y aún así, a veces lo ponen un poco bipolar (ahora voy a escribir que hace ésto, ahora todo lo contrario, ¿no pega? mejor, más dimensionalidad para el personaje). En fin.

Lo que está bien del libro es que es muy llevadero, en ningún momento se hace pesado y aunque sea casi 400 páginas se lee bastante rápido y no aburre.

Pero no lo leáis, es un pérdida de tiempo.

Tormenta de espadas

Me intenté racionar el libro, no quería acabármelo demasiado pronto, y funcionó. Por lo menos funcionó las primeras 700 de las 1100 páginas que tiene este tomo. Pero cuando empiezan a morir los personajes… ya no pude dejar de leer.

ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS, AVISADOS QUEDÁIS

Este libro se desarrolla a través de los ojos de muchos personajes (Samwell, Jamie se unen al resto de los puntos de vista). Se cuenta la historia de Daenerys, al otro lado del mar, las historias de mayoría de los personajes en Poniente y finalmente la historia de la Guardia de la Noche, más allá del muro con el punto de vista de Samwell y Jon Nieve.

La historia de Daenerys avanza poco a poco, como su khalasar, va conquistando ciudades para dejar en libertad a los esclavos y que puedan elegir ellos mismos qué hacer con sus vidas. También va dejando destrucción a su paso y aunque hace mucho que dejó de ser una niña, cada capítulo de este rubia hace que desaparezca más cualquier duda infantil que pueda surgir.

La historia de Tyrion me pareció escasa. Es el segundo personaje que más capítulos tiene pero aún así… están tan repartidos en bloques que me da la impresión de leerle cada vez menos. La traición que sufre por parte de Shae me pareció tan rastrera y me la esperaba tan poco… R. R. Martin, siempre dispuesto a sorprender. Me da la impresión que los asesinatos que comete Tyrion en su último capítulo dicen bastante del rumbo que va a tomar su vida y los libros que le quedan por vivir. (Tyrion no sale en el cuarto libro, así que hasta el quinto no hay nada que pueda hacer más que echarle de menos).

Las historias de Sam y Jon narran la huída de los salvajes y el caminar de los Otros, que supongo que serán la batalla final junto con Daenerys en el último libro. (O sea, dentro de unos diez años más o menos).

La personalidad de Jamie me agradó gratamente, es un poco como su hermano pequeño, pero sin serlo del todo, y además… aunque parte siendo más la media naranja de Cercei, se acaba convirtiendo en sí mismo y ve las cosas desde su propio punto de vista. (También se toma la justicia por su cuenta).

Pero aparte de la estúpida muerte de Joff, en este libro he descubierto personajes, Petyr por ejemplo, que aunque sabías que controlaban, no sabías que controlaban tanto como para mover ficha a tal escala.

Bran sigue su camino paralelo en la historia, como si nada más le afectara, cruza el muro para aprender a controlar su poder de warg, no tiene demasiada importancia en este libro, pero sí se ve que cada vez es más poderoso aunque sólo tenga ocho años.

Hace ya dos años y medio que comenzó su historia, todos los personajes son dos años y medio más mayores. La que por fin se ha dado cuenta que no vive en un cuento de hadas y ha reaccionado ha sido Sansa, de lo cual me alegro porque su ñoñería me estaba dando ganas de estrangularla.

La historia de Arya en Tormenta de espadas sirve para que el lector vea cómo vive realmente el pueblo la guerra. Con Dondarrion en cabeza de la defensa del pueblo, Arya va de un lado a otro mostrando cómo funciona ahora la justicia. Aunque por fin ha conseguido lo que yo tanto ansiaba, mi querido Valar Morghulis…

La lucha entre los reyes sigue adelante y Davos nos muestra el punto de vista de Stannis Baratheon que sigue sin gustar del todo, aunque Melisandre comienza a dar cada vez más miedo (y éso que sabes de sobra que sólo es un personaje).

En esta novela hay varias muertes tan importantes como las de Ned Stark, y otras tantas no tan importantes como pudo ser la del menor de los Baratheon.

Pero Tormenta de espadas no me ha dado la impresión de novela, de hecho no veo el límite entre el tomo anterior y este, son estapas de una misma historia que no tiene principio ni fin, creados por la maravillosa pluma y forma de describir de R. R. Martin que a pesar de publicar tomos pesados, los compensa con frases amenas, comentarios inteligentes y personajes humanos. Porque en este mundo nadie es bueno ni es malo, porque todos tienen una razón de luchar y un motivo por el que actuar. Y sólo sobreviven los mejores, los que saben jugar al juego de tronos.