Orange is the New Black, Jenji Kohan escribe Weeds pero en la cárcel

En realidad el título es una exageración, pero es más o menos lo que ocurre.

¿De qué va Orange Is the New Black?

Es la historia de Piper Chapman, a quien meten a la cárcel por transportar dinero de la droga de un país a otro. ¿Por qué una chica guapa, rubia, lista de familia burguesa haría algo así? Porque se enamoró, se enamoró de Alex, una mujer de armas tomar que era la encargada de mover la droga en un cartel de Estados Unidos. Han pasado diez años desde que Piper quiso salir corriendo en busca de aventuras, pero su delito no ha prescrito y tiene que ir a la cárcel durante algo más de doce meses.

Lo que encuentra en la cárcel da miedo: hay grupos raciales, cada cual se queda en su grupo, latinas con latinas, negras con negras, blancas con blancas… hay historias de amor, historias de lealtad, exorsión, concursos de adolescente terriblemente absurdos y mucha psicología. Cada capítulo dura unos 50 minutos. Pero a mí se me pasa como un parpadeo. Después de todo la escritora es Jenji Kohan, que escribió u produjo Weeds, la serie sobre una madre que vende maría para poder seguir manteniendo el nivel de vida que tiene después de que su marido pase a mejor vida. (Humor retorcido y realidad absurda por un tubo, serie que recomiendo muy mucho).

Pero sigamos con Orange Is the New Black. Lo que mola de esta historia es que a ti te guía Piper Chapman en su entrada a prisión, piensas como ella, porque todas somos blancas y puras y de clase media. Y estaríamos acojonadísimas de estar en la cárcel llena de gente que no conocemos y que no nos conoce. ¿Porque de todas formas quiénes somos nosotras sin nuestros puntos de referencia con el mundo? ¿Cómo te comportarías si entras como animal libre a la jungla y tienes que sobrevivir? Detrás de cada mujer hay una historia, una historia y miles de razones sobre las decisiones que tomaron y lo que hizo que su camino las llevara al mismo lugar que a Chapman.

Es un diamante en bruto de este verano.

Y yo estoy emocionada para que llegue el verano que viene y pueda ver la segunda temporada…

Mis chicas Gilmore

Hay series con las que no coincides, es como la gente por la vida. Si yo no hubiera hecho el esfuerzo, jamás me habría visto Twin Peaks, cuando seguro la gente que tiene diez años más que yo, se la ha visto porque era un boom en su momento. (Ahora es una serie de culto). Al igual que mis hijos no verán Popular o Veronica Mars si yo no insisto.

A lo que vamos. Estoy cuidando unos niños a las mañanas, muy, muy de mañana. Llego a su casa a las siete y media de la mañana. Así que aunque el bebé ya está despierto y me hace compañía mientras desayuno, tengo que esperar unas tres o cuatro horas antes de que el bello durmiente decida salir de la cama. Y así fue como conocí a Gilmore Girls. Es en Divinity donde las encontré, de ocho a diez. (Ahora han cambiado el horario y es de 7 a 8 y media, así que he dejado de verla en la tele y veo la serie online). Pero lo importante aquí es que gracias a la tele me encontré con una serie en la que muy posiblemente yo habría podido ser una feliz guionista.

¿Diálogos rápidos? Sí.

¿Temas de chicas pero no demasiado ñoños? Sí.

¿Flores, brillantinas y mucha, mucha literatura? Sí, sí, sí.

Así que por mucho que vosotras, gente sabia que seguramente ya habrá visto esta serie, porque no dejan de pasarla una y otra vez a pesar de que ya tenga sus años, (2000-2007), quiero recomendaros verla.

Tenemos la historia de Lorelei y Rory, madre e hija, mejores amigas que viven en un pueblecito junto a Hartfort, capital de Connecticut. Rory es admitida en un colegio privado que le permitirá llegar a Harvard, pero su madre no tiene suficiente dinero para pagarlo, y por ello, recurre a sus padres, el último de todos los recursos posibles. El problema de Lorelei y de sus padres, es que ella se quedó embarazada a los 16 (y no le hicieron un programa en la MTV) y fue tooodo un insulto para la élite en la que se mueven sus padres. Un bochorno. Una vergüenza. Así que para que su Rory entre en el prestigioso colegio de Chilton, madre e hija se verán obligadas a ir a cena todos los viernes a casa de los Gilmore.

Así empieza la serie, pero también tenemos secundarios adorables: Sookie la cocinera, Michel el recepcionista, Luke el guapo del diner, Lane la fan del rock, la bailarina venida a menos, el concejal pesadísimo o el guapo novio de Rory.

Todo lleno de referencias a libros, películas, música y cultura de nuestra época. Porque Las chicas Gilmore refleja nuestra sociedad y cómo intentamos arrastrar los 90 con nosotras. Esa ropa corta y de demasiados colores, el mundo sin móvil (!!!!!!!) y por supuesto todos los altibajos que tiene nuestra vida (mentira, nuestra vida tiene más monotonía que una serie, pero si fuera como nuestra vida no sería digna de ver).

Aventuraos pues, y darle una oportunidad a esta serie.

Orphan Black

Es ciencia ficción.

A los que no les interese la ciencia ficción, deberían dejar de leer, AUNQUE, yo recomiendo que lean, y le den una oportunidad a esta serie que de momento tiene una única temporada.

En el primer capítulo conocemos la historia de Sarah Manning, una chica inglesa viviendo en EE.UU. Tiene una hija, que lleva viviendo con la madre adoptiva de Sarah, desde hace casi un año. Sarah es un desastre de persona, no tiene practicamente dinero, acaba de huir de su novio y le ha robado cocaína para poder venderla y huir con su hija lejos.

Pero antes de que Sarah tenga tiempo de ordenar sus ideas ve cómo una chica se tira de las vías del tren y muere. Instantes antes de caer, Sarah y la chica se miran. Tienen la misma cara.

Y ahí empieza Orphan Black.

Sarah coge el bolso de la chica y se hace pasar por ella. Se folla a su novio, duerme en su casa y cuando ve cuánto dinero tiene en el banco, planea robar sus ingresos.

Pero lo que Sarah no sabe, es que Beth, la chica que se ha suicidado, no es la única mujer con su mismo rostro. De hecho, a medida que avanza la serie más y más personas aparecen, con distintas vidas, distintos orígenes y peinados, que son físicamente iguales que ella.

La intérprete de Sarah y el resto de sus caras, es la actriz Tatiana Maslany y los creadores de la serie son Graeme Manson y John Fawcett. Es una producción de BBC América – recordemos que la BBC es británica, pero los de más allá del charco han decidido tomar las riendas del asunto y comenzar a producir cosecha propia.

Orphan Black tiene diez capítulos de 40 minutos de duración. Ya se ha confirmado una segunda temporada, podéis respirar tranquilos cuando terminéis de ver el último episodio.

Orange is the New Black

Jonji Kohan ha vuelto. La creadora de la famosa serie Weeds ha creado otro bebé, que opino yo que es del mismo tono, aunque no vaya por el mismo camino.

La serie saldrá el 11 de julio, todo de una tacada, para gente que no tenga nada más que hacer que metérselo en vena (con suerte soy una de ellas).

¿De qué va Orange is the New Black? Es la historia de Paper, una chica de Brooklyn que acaba de entrar a la cárcel ya que Alex, una camello con la que estuvo saliendo en su momento, le pidió un favor un tanto ilegal. Precisamente por ello Paper tiene que pagar por lo que hizo. Es situación de pez fuera del agua, pero espero que lo sea del mismo modo en el que Weeds es madre sin dinero vende marihuana, pez fuera del agua. Ya se ve en el tráiler que acabará encontrando su hueco y su ‘panda’.

¿Os llama la atención o pasando olímpicamente?

Series 2013/2014

Ya que no todos sentís esa pasión por las series que siento yo, he decidido haceros el resumen del resumen de qué series me interesan de cara al curso que viene. Luego siempre leo algo durante el curso y veo algo que ya está terminado (como me pasó con The Americans o Broadchurch). Pero de momento me veré, por lo menos, el piloto de todas estas series. Empecemos:

HOSTAGES:

La protagonista, Ellen Sanders (Toni Collette) es cirujana. Va a tener que operar al presidente de EE.UU. y poco antes de la operación (no queda claro si son horas o días), irrumpen en su casa y atrapan a su familia, que se convierten en rehenes. (De ahí el título). Lo que muestra el tráiler es cómo ocurre éso, cómo una típica ideal familia americana es atacada de imprevisto y por lo que parece ser el peor malo del mundo. O no. Porque descubrimos que es un tipo que trabaja para el FBI, así que ya no todo es blanco, ni todo es negro.

Interesante.

THE CRAZY ONES

Esta la veré, pero algo me dice en mi interior que no pasará del piloto. Robin Williams y Sarah Michelle Geller son padre e hija en la ficción. Trabajan juntos en una empresa de publicidad, y aunque él sea el jefe, ella ejerce tanto de madre como de jefa como de persona responsable. Robin Williams hace de sí mismo y Sarah mata vampiros. No sé qué hace Sarah, supongo que darle la réplica al personaje de su padre. Williams interpreta a un jefe poco ortodoxo, que si no consigue contratar a Kelly Clarkson para hacer un anuncio, será despedido de su propia empresa. Es una comidia, sabemos que no será despedido.

SLEEPY HOLLOW

De los creadores de Fringe… (y creo que con éso debería bastaros para querer verlo, para más información ved el tráiler, creo que lo explica todo muy bien).

RESURRECTION

Esta historia me parece original y podría ser preciosa. Cuenta la historia de un niño que aparece en medio de la nada. Lo llevan a casa. Pero lleva unos veinte años más tarde. El niño murió, pero por alguna razón ha vuelto y llama a la puerta de casa de sus padres, que no se pueden creer que es quien dice ser.

THE BLACK LIST

Esta va a ser por encima de todo, entretenida. Sólo el argumento, ya entran ganas de empezar a verla. Presenta la historia de Raymon Reddington, un hombre que lleva décadas perseguido por el FBI, hasta que decide presentarse en su cuartel general. Y quiere hacer un trato. Él les da información sobre los peores criminales del momento, información que sólo él posee, y el FBI se deshace de ellos por él. Está dispuesto a hacerlo, pero sólo si Elizabez Keen, una desconocida, se encarga del asunto.

¡Chán, chán, chánnnn!

¿Qué os parece? ¿Echáis de menos algo que no haya incluído? Estoy abierta a sugerencias. De todas formas os haré un resumen de lo que me han parecido cuando vea los primeros capítulos de las series.

The Americans

Descubrí esta serie por casualidad. Y la apunté como pendiente.

Luego apareció en Vaya tele, donde decían que la primera temporada de The Americans y la segunda de American Horror Story estaban entre las mejores de este año.

Y ahora que se han terminado prácticamente todas la series que ofertaban, he pensado que sería una buena idea ponerme a ella. Y no me arrepiento para nada de ésa decisión.

¿De qué va The Americans?

Es la historia de Philip y Elizabeth Jennings, rondan los 35-40, son padres de dos hijos, llevan una agencia de viajes y aparte de éso son espías comunistas, rusos para ser más exactos. Ni Philip ni Elizabeth se llaman así. Tampoco se apellidan Jennings. Pero la verdad es que no importan sus nombres. Son agentes de la KGB que llevan más de diez años viviendo la idílica vida que todo americano quiere. La diferencia es que ellos pretenden vivirla mientras trabajan para el gobierno en Moscú.

Lo interesante de esta pareja es que Philip comienza a ser partidario de vivir realmente la vida que están viviendo. Y Elizabeth, por el contrario, lo haría todo por la madre patria. Su matrimonio ni siquiera es un matrimonio, los mandaron juntos a EE.UU. y para encajar mejor, les ordenaron aparentar ser pareja y formar una familia.

Cuando comienza The Americans es cuando Elizabeth comienza a enamorarse de Philip, tienen una hija de trece años y es entonces, cuando ella empieza a verle de un modo diferente. Más que como a su compañero de trabajo o compatriota, sino como a su pareja.

Lo interesante de todo ésto es cuando un agente del FBI se muda justo delante de su casa. Y forma parte del equipo de contrainteligencia norteamericano, es decir, se encarga de buscar espías…

Clara Oswin Oswald, the impossible girl

Nos despedimos de los Pond a mitad de esta última temporada de Doctor Who. Y yo lloré como una magdalena, porque mis companions preferidos habían desaparecido de la vida del Doctor por siempre jamás. Pero por primera vez en siete temporadas, ya nos habían presentado a la nueva companion, Clara (Oswin) Oswald, de una forma curiosa, con una muerte súbita.

Esta temporada de Doctor Who es la segunda que veo semana a semana. Antes de éso me di un atracón y me las comí todas. Conocí al nueve y desapareció rápidamente, dejándonos con Rose y el diez. Rose se fue, llegó Martha que no duró ni un asalto, y entonces conocimos a Donna, su mejor amiga. Y de una temporada a otra cambió todo. No sólo nos cambiaron de actor para hacer de Doctor Who, sino que también cambiaron de actriz para la companion. Por primera vez nos dejaban solos, sin mano que nos guiara para conocer a un nuevo personaje.

Pero estaba Amelia, una niña de nueve años, que nos encantó. Y estaba once, un loco, un maniático, un Time Lord sin compasión y tan infantil como la propia Amelia. Y me cautivaron. O éso creo recordar porque entonces se unió Rory y River Song, a quien ya habíamos visto morir en temporadas anteriores, y la serie era sobre una gran familia feliz. Llegué algo tarde a seguir el día a día de Amy, Rory y el Doctor, pero cada capítulo era mejor que el anterior y sus personalidades ya eran más que familiares para cualquier telespectador de Doctor Who.

¿Pero qué pasa con la señorita Oswald? No lo sé. No sé si me cae bien, no sé si me cae mal. De hecho, en estos capítulos que llevamos, la verdad es que la nueva companion me deja algo fría. No conozco su forma de ser, no es divertida como Donna, ni tan valiente como nuestran que es Rory. Dicen mucho de Clara, dicen que es imposible, dicen que es valiente, dicen que es cariñosa y atrevida. Pero yo no he visto que sea nada de éso (o al menos no lo he visto hasta el último capítulo de esta temporada). No sé si falla la actriz, si falla el personaje que han creado para ella o si fallo yo, que sigo pensando en los Pond.

La perspectiva que tenía Amy con Rory y viceversa también les daba profundidad a ellos. Ella hablaba de su marido y él de su mujer. Veíamos cómo se desarrollaba su historia por lo que nos contaban el uno del otro. Pero Clara está sola. Sí, está los niños a los que cuida pero prácticamente sólo han aparecido un capítulo, y no me da la impresión de que hayan hecho demasiado.

Quizá, ahora que tenemos seis meses hasta el siguiente capítulo, me vuelva a ver toda la temporada para ver si deborando los capítulos, Clara cambia, o cambia mi forma de verla.

¿Y vosotros, qué pensáis de ella?

Justified, el entretenidísimo vaquero

Un compañero de clase de Salamanca hablaba de vez en cuando de Justified. No sé por qué me imaginaba que sería una serie parecida a The Wire… pero peor calidad. Y no me apetecía empezar con un plato fuerte el año pasado. Este año, cuando comienzan a quedar cada vez menos series que no haya visto, he decidido que era el momento de ver un capítulo de Justified. Y luego ver el resto de la temporada de un atracón.

No he podido parar. Duran 40 minutos y son trece capítulos. Chandler también se ha enganchado. Lo bueno es que yo paro entre una serie y otra, Chandler se verá todas las temporadas hasta ponerse al día.

¿De qué va Justified? Es la historia de Raylan Givens, un Marshal de Kentucky que trabaja en Miami. La serie tiene un principio muy potente. Entra Givens a escena, y hay un hombre que acaba de terminar de comer. Givens se pone frente a él y le dice que a pesar de haberle dado 24 horas para huir, no se ha ido. El hombre bromea con él. Givens le dice que quedan dos minutos para que pasen 24 horas exactas. Si no ha abandonado la mesa para entonces, lo mata. El hombre se ríe de la situación. No se va. Givens lo mata.

Y empieza Justified. Justified se llama así porque Givens sigue siendo policía, no le echan del cuerpo a pesar de haber matado a alguien a plena luz del día y sin agresión previa. Lo que hacen es sacarlo de Miami y mandarlo al único lugar del planeta al que no queire ir: Kentucky. Raylan Givens es ‘justificado/excusado’ y se le permite seguir ejerciendo su oficio siempre y cuando vuelva a su hogar dulce hogar. Y vuelve. Vuelve a los brazos de un amor de instituto, y a los de una atractiva ex mujer, vuelve a casa de su padre, diría yo una de las personas a las que más odia. Vuelve a ver a su mejor amigo de la infancia, un nazi por conveniencia. Y es entonces, cuando vuelve a Kentucky que se da cuenta de que es un hombre lleno de odio. Y la serie da comienzo.

Timothy Olyphant es el actor que lo interpreta y a mí me recuerda muy mucho al personaje que encarnaba en Deadwood. Bullock. Era el ‘bueno’ de la serie, pero era un ‘bueno’ que daba miedo. Era una persona con la que no te querías enfrentar, alguien a quien evitar, porque como su rabia explote y estés presente…

Justified tiene capítulos que son autoconclusivos, es decir, un CSI de toda la vida. Pero yo recomiendo verla entera. Es una serie muy, muy entretenida, que te absorbe desde el primer momento en el que posas tus ojos en ella y sobre todo… que dispone de cuatro completas temporadas que disfrutar.

Ala, ala, poneos al tema…

Broadchurch o cómo presentar una fabulosa serie

Broadchurch es la historia de un pequeño pueblo de la costa inglesa en el que ha habido un asesinato. Broadchurch es un pueblo tan pequeño que los problemas más serios que tienen es cuando alguien conduce borracho (y éso ocurre cada mes o cada dos meses). Nunca hasta ahora ha habido un asesinato. Pero ha ocurrido. Danny, un niño de once años, aparece en la playa, parece un suicidio pero no lo es. Alec Hardy (Doctor Who10, digo… David Tennant) es un investigador que viene desde fuera y que le da perspectiva al caso, junto a él investiga Ellie Miller, madre del mejor amigo de Danny, y quien considera que la perspectiva de Hardy no servirá para nada si no conoce a la gente del pueblo tan bien como ella.

He visto dos capítulos y ya recomiendo la serie. ¿Por qué? Quizá porque son británicos y saben hacer las cosas muy bien. Quizá porque a pesar de ser una serie sobre asesinatos, sé que son ocho capítulos, y que a pesar de que hayan confirmado que habrá segunda temporada, quiero pensar que la segunda temporada no será un mareo de quién mató a Danny (ejem, The Killing, ejem).

Sí, Broadchurch puede haber bebido de la clásica serie Twin Peaks, pero fue la primera de su género, todo lo que vino después se ha inspirado en Twin Peaks, donde lo importante no es quién es el asesino (o no es sólamente lo importante) sino que la red de mentiras que se crea a su alrededor y que hace que la doble vida de todos se vea desenmascarada. (Ejemplos varios pueden ser Pretty Little Liars o Mujeres desesperadas, donde al final no lo que entretiene son las vidas que siguen alrededor del asesinato, y no tanto el asesinato en sí).

En Broadchurch ya hay presentación de esos problemas en el capítulo piloto. Antes de mostrar de qué va la serie, la cámara sigue el padre de Danny desde que sale de casa hasta que se sube a la furgoneta para trabajar. Nos da un repaso del pueblo entero, de todos los personajes, de a qué se dedican y de la relación que tienen.

Son ocho capítulos de 45 minutos cada uno, se comen como rosquillas, y hoy dos de mayo llueve como nunca. Es día de comer rosquillas…

Shameless ¿No la ves? ¡Qué vergüenza!

Ya os hablé de Shameless. Me pusieron los primeros minutos del episodio piloto en clase y me encantó.
Así que en verano me tragué las primeras (y únicas) dos temporadas que me ofrecía Internet. Y entonces llegó enero, y con él, la tercera temporada, con más historietas de mis chicagüenses preferidos.
A pesar de que se ha dividido la historia en tres temporadas, la verdad es que no he notado demasiada diferencia, ni en calidad (que es súper entretenida y me río muchísimo) ni en temas que tratan. Hay personajes que desaparecen (mueren o se van) de una temporada a otra, pero en general los que están se quedan, o tienen un habitual va y ven. (La madre, la loca novia-psicópata de Lip).
Pero, ¿de qué va ésto? Vale. Principalmente yo considero que esta es la historia de Fiona, nuestra Blanca Nieves, que a pesar de ser hermana mayor, es madre de sus hermanos, y los cuida como si fueran sus hijos. Tiene que aguantar al borracho de su padre (pero borracho de verdad, de verdad y de verdad de la buena).
Los mayores, adolescencia tardía, tienen sus propias historias. Está Lip que tiene 17 y quien en cierta forma es ‘padre’ de la camada, aunque va un poco por libre. Es un tipo muy inteligente, le encanta la mecánica y aunque puede ser el primer Gallagher en graduarse en el instituto, no está seguro de que ese sea el camino que quiere seguir. Luego está Liam, gay en un barrio en el que la homosexualidad no existe porque está prohibida. Está enamorado y es ‘novio’ (o no) del hermano de su mejor amiga.
Los pequeños no siempre tienen historia pero ella está deseando darle su amor a alguien y él está deseando matar animales y torturarlos.
Y entonces está el príncipe azul. Niño rico del norte que ha rechazado sus raíces y su vida por estar con Fiona, salvo por el hecho de estar casado y no comentarle ni una palabra al respecto.
Frank es un borracho y tiene maravillosas historias de borracho en las que lo quieres y lo odias por igual.
Los vecinos, ninfómanos, ex padres y futuros padres. Dan más juego que el parchís.
Shameless cuenta la historia de los Gallagher, una familia que vive en el sur de Chicago. Son pobres, no tienen las mismas condiciones que el resto. Es la historia de los Brady pero más realista y basada en hoy en día. Salvo que no hay niñera. Ni todos se quieren. Y a veces muere gente y te entra la risa porque es humor negro.
Shameless son tres temporadas que están esperando a ser vistas.
De verdad, juro por Mafalda y sus bragas que merece la pena.

Californication, empezamos de cero

Hace ya unos seis años empecé a ver esta serie. Vi los dos primeros capítulos. No me gustó. No me gustó nada. Así que la dejé.
Pero Chandler es muy, muy, muy, muy fan de Californication y me insistió tanto que pensé que podría darle una segunda oportunidad (al igual que se la di a The Wire). Así que esta semana, vi el piloto.
Me gustó, me parecía que la serie tenía gancho, el personaje de Hank Moody podía dar mucho juego, y aunque sea un pobre desgraciado escritor borracho, mola. Y anoche terminé la primera temporada. Son doce capítulos de 30 minutos cada uno más o menos, así que se ve muy rápido y se agradece que sean capítulos cortos.
¿De qué va la serie? Hank es un escritor fabuloso que ha escrito tres novelas algo alternativas. El tipo tiene algo que decir y lo dice, puede gustar o no, pero el talento ahí está. Hace unos años que vive en Los Ángeles, donde es un pobre infeliz. No se puede volver a su amada Nueva York porque el amor de su vida y su hija están en LA. Así que Hank no escribe porque tiene un bloqueo espectacular, y sólo bebe porque no escribe. Folla. Folla muchísimo. Con todas, con cualquiera, con más de una a la vez…
El pobre Hank es un hombre sin rumbo, un escritor borracho que no consigue tirar para alante y precisamente por esa razón su media naranja le ha dejado. Y se va a casar con otro.
La serie tiene bastante carácter, a mí me ha gustado mucho. Puede que con dieciocho no la comprendiera porque no era suficientemente madura para saber lo que es un bloqueo, para captar la psicología de los personajes o para saber lo que era un quiero y no puedo. Pero ahí está Californication seis años más tarde, con seis temporadas y mucho que ofrecer. Ya os iré diciendo cómo mejora a medida que avanza (o éso me ha dicho Chandler y yo le creo).
¡Y voilá!

Black Mirror: White Bear (QUÉ PUTA PASADA)

Tengo intención de desmenuzar y hablar sobre el capítulo, así que quien no se lo haya visto (Black Mirror, segundo capítulo de la segunda temporada) que cierre esta ventana, lo vea en este simpático link que dejo y vuelva a leer cuando haya visto el capitulazo de la semana.
Vamos a ver, empieza la serie. Todos nosotros espectadores somos la chica. Nadie entiende nada, todos empezamos de cero, y recogemos la información que nos dan a través de la pantalla, a través de los ojos de la chica. No entendemos nada ni tenemos ni idea de qué está ocurriendo.
El calendario. La foto de la niña. La imagen de la televisión. Estamos viendo Black Mirror, se supone que ya nos hemos visto cuatro capítulos anteriores, así que caemos en la trampa. Vamos a hacer un trato, les decimos a las series, tú me entretienes y yo me creo todo lo que tú me vayas a decir, ¿vale? Así que si un signo en la tele hace que todos se vuelvan locos y graben torturas mientras otros están siendo asesinados… yo me lo creo. Además, yo que voy de lista, porque soy así de flipada, pienso, qué crítica la socidad tan dura, si es que es lo que haríamos todos, quedarnos mirando. Mientras no me ataquen a mí, que le jodan al resto.
Ahí estamos, deslizándonos por el tobogán que Black Mirror ha preparado. Porque no nacieron ayer, y nos conocen mejor de lo que nos conocemos.
White Bear debe explotar. Ha habido asesinatos por el camino, nos han traicionado. Un hombre que nos suena. Pero a mí (espectadora) como no me suena, obviamente no sé de qué se trata. Éso en guionismo se dice ‘sembrar’. Dejas información en un momento dado para que luego no parezca que te lo has sacado de la manga, o simplemente para que luego cuando recojas lo sembrado, quede mejor.
Un puto reality show. Así que ahí nos dejan, con gente aplaudiendo y un presentador que resulta que era nuestro supuesto asesino. Y yo, rápida como siempre soy, me pregunto a ver por qué la protagonista está ahí, quizá sea una especie de programa para emociones fuertes, o una videojuego en la vida real, como aquel capi de Misfits. Pero no… y aquí es donde yo, de verdad que me arrodillo ante este capítlo.
Porque lo que hemos presenciado durante esos casi cuarenta minutos, es una salvajada, es una tortura psicológica brutal, bestial y que no tiene nombre. La chica se ha pasado la mayor parte del capítulo llorando, y nosotros hemos estado sufriendo con ella. No sabemos qué ocurre, pero sea lo que sea, están siendo injustos.
Ah… la belleza de la ficción que le da la vuelta a la tortilla cuando menos te lo esperas…
Y yo no hago más que preguntarme qué ocurre en mi cerebro. Porque si me preguntas antes de ver el capítulo, si me preguntaran si estoy a favor habría dicho que sí, votaría a favor de un sistema en el que hacen de la tortura un espectáculo, una tortura que no es tortura porque sí, es tortura justificada, un castigo, hay quien va a la cárcel, hay quien se convierte en centro de atracciones para asesinos. Si me hubieran preguntado antes del capítulo qué opinaba del parque para ajusticiar a un culpable habría dicho que era una idea genial. Ojo por ojo, diente por diente.
Pero Black Mirror me ha hecho ser víctima. Puedo imaginar lo que se siente, cómo lo tiene que pasar la persona a la que le ocurre éso…
Y aún así, cuando acaba el capítulo, a pesar de estar horrorizada, sabiendo que una niña ha sido asesinada, la han quemado viva y la han grabado con el móvil, digo sí. Sí, yo estaría a favor de hacer un parque así.
Black Mirror sólo te hace darte cuenta de qué tipo de animal persona eres.
Este capítulo ha sido UNA. PUTA. PASADA.

Castle, la droga de Youtube

No conocía la serie Castle hasta que tuve una brillante idea: ¿por qué no perseguía una escritora a alguien que tuviera que investigar casos? Me dijeron que mi brillante idea ya existía. Se llamaba Castle. Un famoso escritor que colabora en casos policiacos para inspirarse.

Me he visto las dos primeras temporadas en un visto y no visto. Ella, la detective Beckett no me gusta especialmente, tampoco me disgusta, pero me aburre un poco, es él, Rick Castle, quien hace que la serie sea muy entretenido. Es un personaje muy simpático, con quien cualquiera puede identificarse. Vale, el tipo es muy rico y tiene una casa enorme, llena de juguetes. Pero esos comentarios que hace durante una persecución o cuando están interrogando a un sospechoso, con los comentarios que todos hacemos en nuestras casas cuando vemos la serie. Castle es el espectador que ha pasado al otro lado de la pantalla. Obviamente los guionistas de la serie no son tontos y las historias que crean para Castle son historias jugosas, quizá algo rebuscadas pero que hacen que las curiosas frases de Rick entren cual zapatito de Cenicienta.

Hace poco que he empezado con la tercera temporada, y aunque parece que nada ha cambiado demasiado, por alguna razón que no consigo encontrar… la serie no me gusta tanto. Me entretiene, pero ya no me divierte como lo hacían las dos primeras temporadas. Quizá que Castle haya vuelto con su ex mujer no ayuda a que siga riéndose de la detective, que se tensa cuando hablan de temas de amor entre ellos dos, pero ni siquiera su ex mujer sale demasiado como para molestar.

De momento sigo viéndola, a la espera de que me haga reír como antes, pero si todo sigue así, no habrá cuarta temporada que valga y me iré a ver otra serie que me aporte más.

Juego de tronos, tercera temporada

Primero nos llegaron los rostros, los memoricé antes de leer el tercer libro, no quería que me llegaran sorpresas, nada de rostros cambiados por completo (aunque me tomé la licencia de imaginarme a Lady Oleanna como Maggir Smith). (Dondarrion está BUENÍSIMO, en mi humilde opinión).

Luego nos llegó la voz de Meñique, anunciando el tono de la tercera temporada, la música, el ambiente que se va a respirar, la multitud de muertes que vamos a tener que afrontar…

Y por fin llegaron las escenas, las batallas por la vida, los besos de fuego, los reyes, la muerte, la compraventa de esclavos, sufrimiento, tortura y fuego de dragón.

Ya se acerca…

Here’s the thing: Lena Dunham, programa de radio

Hace unas pocas semanas, y ya que sigo a través de Twitter a Lena Dunham, la creadora de la serie Girls de la HBO, ella posteó que Alec Baldwin le hacía una entrevista en la radio. He aquí el link a la entrevista, dura unos 40 minutos, si mal no recuerdo. El programa se llama Here’s the Thing y la entrevista fue hecha hace un mes exactamente, el 21 de enero de 2013.

Habla de cómo empezó ella, cómo desarrolló la idea original para la serie, qué pasos siguió y cómo se imaginaba que iba a ser su vida. Habla un poco de su novio y obviamente de la serie y de los personajes. También compara Girls con Sexo en Nueva York.

A mí me pareció una entrevista muy interesante, y aunque es evidente que soy muy fan de esta chica, supongo que para gente que no la conoce es una buena oportunidad de oír su propia voz (y no lo que creemos que piensa a través de su personaje Hannah).

La entrevista está en inglés, así que por si acaso alguien no puede seguirlo del todo bien cuando hablan, os paso la conversación transcrita en este link.

Os dejo deleitaros con mi propuesta…

 

Lip Service, lesbianas en Glasgow

En realidad el título lo he puesto para atraer la atención, aunque es verdad, Lip Service es la historia de un grupo de lesbianas que viven en Glasgow. Hay dos chicos heterosexuales. Pero ante todo son historias, y aunque dure la temporada seis capítulos (recordemos que las producciones británicas vienen en dosis cortas) a mí me ha gustado muchísimo.

La historia empieza con Frankie, una fotógrafa que vive en Nueva York, donde huyó hace dos años, por miedo a la vida. Recibe una llamada de su tía, quien le dice que por favor le llame lo antes posible. Todo muy misterioso. No explica nada. Su prima la llama para decirle que su tía, quien la ha educado desde que murieron sus padres, ha muerto. Frankie vuelve a Glasgow, donde su ex novia y ex mejor amiga Cat está rehaciendo su vida con una chica que ha conocido online. Cat vive con Tess, una actriz con talento, sin dinero ni carrera. A mí Tess es el personaje que más me gusta, es con quien más me identifico, ya que no sabe ni por dónde le da el aire, es una patosa, es divertida y es el que le da el toque ‘humano/adolescente’ a la serie. El hermano de Cat es el mejor amigo de Tess y por gracia o desgracia está enamorado de ella. Luego está el mejor amigo de Frankie que es un moja bragas de la leche, pero quien lleva dos años en una relación estable y aunque le encanta comer fuera de casa, se tiene que morder la lengua.

Esto es más o menos el resumen de la situación. Cat quiere saber por qué Frankie la dejó tirada. Frankie quiere saber qué pasa en su familia. Está la nueva novia de Cat. Tess intenta conseguir un curro como actriz, mientras busca novia, o folla amiga o algo…

No os puedo hablar de nada en concreto pero la historia a mí me ha gustado mucho, y el acento pues… aún más.

La recomiendo muy mucho tanto a lesbianas como a amantes de las historias. (Digo lesbianas porque no son demasiadas las series que se hacen donde puedan verse reflejados problemas que pueden tener los homosexuales.)

Darle a play al primer capi.

Cómo Homeland lanza la segunda temporada hacia la tercera

He de admitir que me vi la primera temporada de Homeland a regañadientes. No me apetecía nada, ya sabía que era famosa, que público y crítica la aclamaban pero… no. No me convencía la historia.

Pero la vi, no nos vamos a engañar, voy a ver practicamente todas la series que me pasen por las manos y algo que mucha gente iba a comentar no podía ser menos. Así que nos adentramos Homeland y yo en una aventura que duró relativamente poco porque la temporada ya había terminado. Fue en el capítulo cinco cuando la historia realmente me interesó.

Habrá Espoiler en lo que voy a contar a continuación, avisados quedáis.

Así que cuando Carrie Mathison se enamora de Brody, me pareció una locura, pero una locura que no tenía la intención de perderme. Así que esperé un curso enterero, y luego decidí esperar aún más porque había ternido la suerte de poder ver la primera temporada sin tener que esperar una semana entre capítulo y capítulo, y quería que esa suerte se volviera a repetir. Así que esperé, lunes tras lunes, a que Homeland llegara a su fin.

Y aquí es donde pongo en evidencia mi falta de inteligencia con cualquier cosa relacionada con números. Porque yo SABÍA, sabías, que la serie tendría doce capítulos. Aún así, también sabía que acababa en diez. Así que, cuando llegó al décimo capítulo, pensé «ya está, puedo verla». Grave error. Me vi cinco capítulos en un día. Y sí, la segunda temporada es mucho mejor que la primera, porque ahora ya sabes de qué palo va cada personaje, sabes la condición mental de Carrie, sabes cómo es Saul con Carrie y cómo es la familia de Brody y lo que le rodea.

Y así nos adentramos a la temporada que intenta acabar con Nazir de una vez por todas. Carrie busca a Nick, Nick busca a Carrie y ahí están Jess y los niños. (Dana, la hija, me parece uno de los personajes más interesantes de la serie, con su punto de vista sobre la hipocresía que está viviendo y cómo una adolescente que no se calla las cosas vive ser la hija de un hombre que podría ser Vicepresidente de EE.UU.).

Pero llegamos al capítulo once (por cierto, sí, me reacioné los capítulos y sólo vi uno al día a partir del momento en el que me di cuenta de mi error) y todo ha terminado. Todo termina bien y son felices. (Vale, queda Peter con su escopeta, pero… todo acaba bien). ¿Qué podría pasar para que todo se fuera a la mierda en un capítulo y que le diera juego a la tercera temporada? Porque para que algo sea interesante, la vida del personaje tiene que ser una puta mierda. Y Brody y Carrie iban de camino a un mundo de ponnys y unicornios.

Cómo me gustan las series que me hacen quitarme el sombrero y hacer un gesto de aprobación con la boca (como el que hacía Poly en Los Soprano). A tope. A tope con esa explosión. A tope con el coche bomba y el dueño. A tope con Carrie deciendo en favor al amor y mandarlo a la mierda por el sentido del honor. A tope con Brody huyendo del país. A tope con la filtración de la cinta donde se inculpa de algo que no cometió pero que dan por hecho que han cometido.

Tengo ganas de que llegue septiembre de 2013, y aunque sé que el año que viene seré fiel a Homeland cada semana, encerraré mis ganas de verme cinco capítulos al día, y me drogaré para torturarme durante doce semanas por una serie que ahora mismo me tiene loca.

//

The Hour

The Hour, como casi todo lo que he visto, lo recomendó Casciari. Esta serie está situada en Londres, en los años 60, la misma época que Mad Men, pero otro sector totalmente diferente, el periodismo. Los tres actores que están en la foto son Hector Madden (McNulty, digo Dominic West), Freddie Lyon (Ben Whishaw, que trabaja en la nueva 007) y Bel Rowley (Romola Garai). Es un drama de espionaje, el periodismo que se hace en The Hour quiere ser un periodismo objetivo, mostrar los dos lados de la moneda (¿es ser homosexual una enfermedad? ¿habría que eliminar a los inmigrantes de Gran Bretaña?)

La primera temporada me gustó pero me pareció más confusa. Demandaban que el espectador fuera más culto de lo que yo soy y por lo tanto estuve un poco perdida con cosas que se supone que tendría que saber porque sí y no sé, temas políticos y armas nucleares de la época. Pero la segunda temporada trata más sobre mafia y prostitución, por lo tanto, la gente menos culta en ámbitos políticos, como yo, podrá disfrutar más de la segunda temporada que de la primera. Los actores son los mismos en ambas, unas pequeñas incorporaciones y sorpresas del lado de tramas (embarazos, casamientos y alcohólicos, cosas que nunca fallan en ninguna serie).

La verdad es que si estáis buscando algo que ver y no sabéis por dónde tirar yo eligiría The Hour, está muy bien dirigida y es muy interesante. Además al ser británica, sólo son unos seis capítulos por temporada. Lo bueno si breve, dos veces bueno.

Os dejo un trailer de la primera temporada y otro de la segunda.

 

Treme-ndo, tercera temporada

Disculpad el chiste malo. Pero es verdad que ha sido genial.

Comenzamos con el huracán Katrina, una ciudad desolada, rota y arrasada por el gobierno y el agua. Pero se praparan para el Mardi Gras.

En la segunda temporada, con un personaje menos, comienza Nueva Orleans a recuperarse, poco a poco, a veces no, la gente comienza a volver a su musical ciudad.

Y un año y medio después de que diera comienzo la segunda temporada, llega la tercera. La estrenaron en septiembre de este año, 2012. Y seguimos con las historias de la gente a la que ya estamos acostumbradas Jean, Davis, Annie, Sanny, Baptiste, Grand Chief y su hijo, Ladonna entre mis hormigas más que controlan la ciudad del mismo modo que aquí se controla este país.

https://i0.wp.com/www.thetvinformant.com/wp-content/uploads/2012/08/Treme-S3-Poster-1.jpeg

Nueva Orleans me recuerda bastante a Europa, no es una ciudad tan americana como lo pueden ser otras, tiene un estilo propio, una cultura diferente que se ve reflejada a la hora de hablar, en la música, en la cocina. Treme intenta reflejar todos esos detalles en la serie.

Al igual que ocurrió en la última temporada de The Wire, esta ha sido la temporada del periodismo, o mejor dicho, del periodista. Uno sólo, ayudado por Tony Bernette. En esta tercera temporada intentan destapar el agujero negro que el sistema intenta ocultar en el que murieron varias personas disparadas por policías. Lo cual, a pesar de ser ficción, probablemente ocurrió.

También nos introducen al mundo de la víctima que ve su casa destruida para que el gobierno gane más dinero con sistemas hipócritas y fraudulentos. Esto ya aparece en la segunda temporada, pero en esta se amplía y la historia se extiende.

Tenemos música. Tenemos fracasos y éxitos musicales. Hay comida, hay comida rica y cara y comida rica y barata. Hay carnavales. Hay enfermedades y juicios. Hay policías corruptos y políticos corruptos y gente normal y corriente que desean hacer algo para remediarlo.

Nueva Orleans nos muestra su vida, y viviendo la situación que vivimos yo la verdad me he sentido bastante identificada con esta tercera temporada.

Treme es la nueva The Wire, pero en vez de hundirse en una ciudad triste y gris, quieren salir a flote y vivir.

Vegas

De todas las series que empezaban esta temporada, la única que me llamó la atención al ver el tráiler fue Vegas. Es la nueva producción de CBS,  se emite los martes a la noche en E.E.U.U. y aunque sólo tienen dos capítulos emitidos, a mí el primero ya me conquistó.

Vegas está situada en los años 60 y por un lado, cuenta la historia de un ranchero que lo único que quiere en la vida es ocuparse de su ganado y que lo dejen en paz, y por otro lado, está el dueño de un famoso casino en Las Vegas al que le gusta moverse cómodamente entre su trapicheo y su forma no tan legal de convertirse en el amo de Las Vegas.

A la figura del vaquero le da vida Dennis Quaid, el personaje es un hombre de pocas palabras, bastante seco, de poca paciencia y al que le gustan las cosas bien hechas y hechas en el momento en el que se piden. Y como su oponente está Michael Chiklis (el tipo calvo y fuerte de The Shield, o la roca en Los cuatro fantásticos) interpreta a Savino. Quaid interpreta a un vaquero que existió realmente llamado Ralph Lamb, que fue sheriff de Las Vegas desde 1961 hasta 1979. Lamb es un veterano de la Segunda Guerra Mundial y trabajó como policía, así que cuando la hija del gobernador aparece muerta a las afueras de la ciudad, no dudan un segundo y lo hacen llamar para que ayude a resolver el caso, ya que el sheriff está desaparecido. El piloto comienza con un principio muy potente en el que Lamb ve cómo un avión sobrevuela sus tierras, esparciendo a su rebaño que huye aterrado del sonido. Él se lanza a galope hacia el aeropuerto para repartir puñetazos. Y en menos de tres minutos de series ya te han descrito al personaje de Lamb. La relación entre el mafioso de los casinos y el vaquero choca desde un primer momento, aunque Savino muestra cierto respeto por el modo de trabajar de Lamb.

Por lo que se ha visto en los dos primeros capítulos, Vegas es otra producción policiaca, con un caso por capítulo y una historia que se va desarrollando poco a poco. Pero yo espero sinceramente que aporte algo más, porque a pesar de que los policiacos llevan en racha cientos de miles de años (CSI con sus mil temporadas y sus spin offs: CSI Las Vegas y Miami es prueba de ello, por no hablar de El mentalista o Castle entre muchas otras). Que aporte algo más vendría muy bien a la cultura de los televidentes. Es curioso ver cómo se resolvían antes los casos, sin bastoncillos ni líquidos que muestren químicos extraños. Pero esa novedad de cómo resolver un caso a la antigua usanza no va a ser lo que haga que esa pase a ser una serie legendaria.

Vegas tiene mucho potencial. Muestra los años 60 como nunca antes los hemos visto, y lo presenta en una situación histórica interesante. Habrá que ver cómo chocan los mafiosos, los ludópatas y los hombres que quieren hacer respetar la ley. Yo desde luego que le doy una oportunidad. ¡Hagan sus apuestas!