Orange is the New Black, Jenji Kohan escribe Weeds pero en la cárcel

En realidad el título es una exageración, pero es más o menos lo que ocurre.

¿De qué va Orange Is the New Black?

Es la historia de Piper Chapman, a quien meten a la cárcel por transportar dinero de la droga de un país a otro. ¿Por qué una chica guapa, rubia, lista de familia burguesa haría algo así? Porque se enamoró, se enamoró de Alex, una mujer de armas tomar que era la encargada de mover la droga en un cartel de Estados Unidos. Han pasado diez años desde que Piper quiso salir corriendo en busca de aventuras, pero su delito no ha prescrito y tiene que ir a la cárcel durante algo más de doce meses.

Lo que encuentra en la cárcel da miedo: hay grupos raciales, cada cual se queda en su grupo, latinas con latinas, negras con negras, blancas con blancas… hay historias de amor, historias de lealtad, exorsión, concursos de adolescente terriblemente absurdos y mucha psicología. Cada capítulo dura unos 50 minutos. Pero a mí se me pasa como un parpadeo. Después de todo la escritora es Jenji Kohan, que escribió u produjo Weeds, la serie sobre una madre que vende maría para poder seguir manteniendo el nivel de vida que tiene después de que su marido pase a mejor vida. (Humor retorcido y realidad absurda por un tubo, serie que recomiendo muy mucho).

Pero sigamos con Orange Is the New Black. Lo que mola de esta historia es que a ti te guía Piper Chapman en su entrada a prisión, piensas como ella, porque todas somos blancas y puras y de clase media. Y estaríamos acojonadísimas de estar en la cárcel llena de gente que no conocemos y que no nos conoce. ¿Porque de todas formas quiénes somos nosotras sin nuestros puntos de referencia con el mundo? ¿Cómo te comportarías si entras como animal libre a la jungla y tienes que sobrevivir? Detrás de cada mujer hay una historia, una historia y miles de razones sobre las decisiones que tomaron y lo que hizo que su camino las llevara al mismo lugar que a Chapman.

Es un diamante en bruto de este verano.

Y yo estoy emocionada para que llegue el verano que viene y pueda ver la segunda temporada…

Anuncios

Mis chicas Gilmore

Hay series con las que no coincides, es como la gente por la vida. Si yo no hubiera hecho el esfuerzo, jamás me habría visto Twin Peaks, cuando seguro la gente que tiene diez años más que yo, se la ha visto porque era un boom en su momento. (Ahora es una serie de culto). Al igual que mis hijos no verán Popular o Veronica Mars si yo no insisto.

A lo que vamos. Estoy cuidando unos niños a las mañanas, muy, muy de mañana. Llego a su casa a las siete y media de la mañana. Así que aunque el bebé ya está despierto y me hace compañía mientras desayuno, tengo que esperar unas tres o cuatro horas antes de que el bello durmiente decida salir de la cama. Y así fue como conocí a Gilmore Girls. Es en Divinity donde las encontré, de ocho a diez. (Ahora han cambiado el horario y es de 7 a 8 y media, así que he dejado de verla en la tele y veo la serie online). Pero lo importante aquí es que gracias a la tele me encontré con una serie en la que muy posiblemente yo habría podido ser una feliz guionista.

¿Diálogos rápidos? Sí.

¿Temas de chicas pero no demasiado ñoños? Sí.

¿Flores, brillantinas y mucha, mucha literatura? Sí, sí, sí.

Así que por mucho que vosotras, gente sabia que seguramente ya habrá visto esta serie, porque no dejan de pasarla una y otra vez a pesar de que ya tenga sus años, (2000-2007), quiero recomendaros verla.

Tenemos la historia de Lorelei y Rory, madre e hija, mejores amigas que viven en un pueblecito junto a Hartfort, capital de Connecticut. Rory es admitida en un colegio privado que le permitirá llegar a Harvard, pero su madre no tiene suficiente dinero para pagarlo, y por ello, recurre a sus padres, el último de todos los recursos posibles. El problema de Lorelei y de sus padres, es que ella se quedó embarazada a los 16 (y no le hicieron un programa en la MTV) y fue tooodo un insulto para la élite en la que se mueven sus padres. Un bochorno. Una vergüenza. Así que para que su Rory entre en el prestigioso colegio de Chilton, madre e hija se verán obligadas a ir a cena todos los viernes a casa de los Gilmore.

Así empieza la serie, pero también tenemos secundarios adorables: Sookie la cocinera, Michel el recepcionista, Luke el guapo del diner, Lane la fan del rock, la bailarina venida a menos, el concejal pesadísimo o el guapo novio de Rory.

Todo lleno de referencias a libros, películas, música y cultura de nuestra época. Porque Las chicas Gilmore refleja nuestra sociedad y cómo intentamos arrastrar los 90 con nosotras. Esa ropa corta y de demasiados colores, el mundo sin móvil (!!!!!!!) y por supuesto todos los altibajos que tiene nuestra vida (mentira, nuestra vida tiene más monotonía que una serie, pero si fuera como nuestra vida no sería digna de ver).

Aventuraos pues, y darle una oportunidad a esta serie.

Orphan Black

Es ciencia ficción.

A los que no les interese la ciencia ficción, deberían dejar de leer, AUNQUE, yo recomiendo que lean, y le den una oportunidad a esta serie que de momento tiene una única temporada.

En el primer capítulo conocemos la historia de Sarah Manning, una chica inglesa viviendo en EE.UU. Tiene una hija, que lleva viviendo con la madre adoptiva de Sarah, desde hace casi un año. Sarah es un desastre de persona, no tiene practicamente dinero, acaba de huir de su novio y le ha robado cocaína para poder venderla y huir con su hija lejos.

Pero antes de que Sarah tenga tiempo de ordenar sus ideas ve cómo una chica se tira de las vías del tren y muere. Instantes antes de caer, Sarah y la chica se miran. Tienen la misma cara.

Y ahí empieza Orphan Black.

Sarah coge el bolso de la chica y se hace pasar por ella. Se folla a su novio, duerme en su casa y cuando ve cuánto dinero tiene en el banco, planea robar sus ingresos.

Pero lo que Sarah no sabe, es que Beth, la chica que se ha suicidado, no es la única mujer con su mismo rostro. De hecho, a medida que avanza la serie más y más personas aparecen, con distintas vidas, distintos orígenes y peinados, que son físicamente iguales que ella.

La intérprete de Sarah y el resto de sus caras, es la actriz Tatiana Maslany y los creadores de la serie son Graeme Manson y John Fawcett. Es una producción de BBC América – recordemos que la BBC es británica, pero los de más allá del charco han decidido tomar las riendas del asunto y comenzar a producir cosecha propia.

Orphan Black tiene diez capítulos de 40 minutos de duración. Ya se ha confirmado una segunda temporada, podéis respirar tranquilos cuando terminéis de ver el último episodio.

Orange is the New Black

Jonji Kohan ha vuelto. La creadora de la famosa serie Weeds ha creado otro bebé, que opino yo que es del mismo tono, aunque no vaya por el mismo camino.

La serie saldrá el 11 de julio, todo de una tacada, para gente que no tenga nada más que hacer que metérselo en vena (con suerte soy una de ellas).

¿De qué va Orange is the New Black? Es la historia de Paper, una chica de Brooklyn que acaba de entrar a la cárcel ya que Alex, una camello con la que estuvo saliendo en su momento, le pidió un favor un tanto ilegal. Precisamente por ello Paper tiene que pagar por lo que hizo. Es situación de pez fuera del agua, pero espero que lo sea del mismo modo en el que Weeds es madre sin dinero vende marihuana, pez fuera del agua. Ya se ve en el tráiler que acabará encontrando su hueco y su ‘panda’.

¿Os llama la atención o pasando olímpicamente?

Series 2013/2014

Ya que no todos sentís esa pasión por las series que siento yo, he decidido haceros el resumen del resumen de qué series me interesan de cara al curso que viene. Luego siempre leo algo durante el curso y veo algo que ya está terminado (como me pasó con The Americans o Broadchurch). Pero de momento me veré, por lo menos, el piloto de todas estas series. Empecemos:

HOSTAGES:

La protagonista, Ellen Sanders (Toni Collette) es cirujana. Va a tener que operar al presidente de EE.UU. y poco antes de la operación (no queda claro si son horas o días), irrumpen en su casa y atrapan a su familia, que se convierten en rehenes. (De ahí el título). Lo que muestra el tráiler es cómo ocurre éso, cómo una típica ideal familia americana es atacada de imprevisto y por lo que parece ser el peor malo del mundo. O no. Porque descubrimos que es un tipo que trabaja para el FBI, así que ya no todo es blanco, ni todo es negro.

Interesante.

THE CRAZY ONES

Esta la veré, pero algo me dice en mi interior que no pasará del piloto. Robin Williams y Sarah Michelle Geller son padre e hija en la ficción. Trabajan juntos en una empresa de publicidad, y aunque él sea el jefe, ella ejerce tanto de madre como de jefa como de persona responsable. Robin Williams hace de sí mismo y Sarah mata vampiros. No sé qué hace Sarah, supongo que darle la réplica al personaje de su padre. Williams interpreta a un jefe poco ortodoxo, que si no consigue contratar a Kelly Clarkson para hacer un anuncio, será despedido de su propia empresa. Es una comidia, sabemos que no será despedido.

SLEEPY HOLLOW

De los creadores de Fringe… (y creo que con éso debería bastaros para querer verlo, para más información ved el tráiler, creo que lo explica todo muy bien).

RESURRECTION

Esta historia me parece original y podría ser preciosa. Cuenta la historia de un niño que aparece en medio de la nada. Lo llevan a casa. Pero lleva unos veinte años más tarde. El niño murió, pero por alguna razón ha vuelto y llama a la puerta de casa de sus padres, que no se pueden creer que es quien dice ser.

THE BLACK LIST

Esta va a ser por encima de todo, entretenida. Sólo el argumento, ya entran ganas de empezar a verla. Presenta la historia de Raymon Reddington, un hombre que lleva décadas perseguido por el FBI, hasta que decide presentarse en su cuartel general. Y quiere hacer un trato. Él les da información sobre los peores criminales del momento, información que sólo él posee, y el FBI se deshace de ellos por él. Está dispuesto a hacerlo, pero sólo si Elizabez Keen, una desconocida, se encarga del asunto.

¡Chán, chán, chánnnn!

¿Qué os parece? ¿Echáis de menos algo que no haya incluído? Estoy abierta a sugerencias. De todas formas os haré un resumen de lo que me han parecido cuando vea los primeros capítulos de las series.

The Americans

Descubrí esta serie por casualidad. Y la apunté como pendiente.

Luego apareció en Vaya tele, donde decían que la primera temporada de The Americans y la segunda de American Horror Story estaban entre las mejores de este año.

Y ahora que se han terminado prácticamente todas la series que ofertaban, he pensado que sería una buena idea ponerme a ella. Y no me arrepiento para nada de ésa decisión.

¿De qué va The Americans?

Es la historia de Philip y Elizabeth Jennings, rondan los 35-40, son padres de dos hijos, llevan una agencia de viajes y aparte de éso son espías comunistas, rusos para ser más exactos. Ni Philip ni Elizabeth se llaman así. Tampoco se apellidan Jennings. Pero la verdad es que no importan sus nombres. Son agentes de la KGB que llevan más de diez años viviendo la idílica vida que todo americano quiere. La diferencia es que ellos pretenden vivirla mientras trabajan para el gobierno en Moscú.

Lo interesante de esta pareja es que Philip comienza a ser partidario de vivir realmente la vida que están viviendo. Y Elizabeth, por el contrario, lo haría todo por la madre patria. Su matrimonio ni siquiera es un matrimonio, los mandaron juntos a EE.UU. y para encajar mejor, les ordenaron aparentar ser pareja y formar una familia.

Cuando comienza The Americans es cuando Elizabeth comienza a enamorarse de Philip, tienen una hija de trece años y es entonces, cuando ella empieza a verle de un modo diferente. Más que como a su compañero de trabajo o compatriota, sino como a su pareja.

Lo interesante de todo ésto es cuando un agente del FBI se muda justo delante de su casa. Y forma parte del equipo de contrainteligencia norteamericano, es decir, se encarga de buscar espías…

Clara Oswin Oswald, the impossible girl

Nos despedimos de los Pond a mitad de esta última temporada de Doctor Who. Y yo lloré como una magdalena, porque mis companions preferidos habían desaparecido de la vida del Doctor por siempre jamás. Pero por primera vez en siete temporadas, ya nos habían presentado a la nueva companion, Clara (Oswin) Oswald, de una forma curiosa, con una muerte súbita.

Esta temporada de Doctor Who es la segunda que veo semana a semana. Antes de éso me di un atracón y me las comí todas. Conocí al nueve y desapareció rápidamente, dejándonos con Rose y el diez. Rose se fue, llegó Martha que no duró ni un asalto, y entonces conocimos a Donna, su mejor amiga. Y de una temporada a otra cambió todo. No sólo nos cambiaron de actor para hacer de Doctor Who, sino que también cambiaron de actriz para la companion. Por primera vez nos dejaban solos, sin mano que nos guiara para conocer a un nuevo personaje.

Pero estaba Amelia, una niña de nueve años, que nos encantó. Y estaba once, un loco, un maniático, un Time Lord sin compasión y tan infantil como la propia Amelia. Y me cautivaron. O éso creo recordar porque entonces se unió Rory y River Song, a quien ya habíamos visto morir en temporadas anteriores, y la serie era sobre una gran familia feliz. Llegué algo tarde a seguir el día a día de Amy, Rory y el Doctor, pero cada capítulo era mejor que el anterior y sus personalidades ya eran más que familiares para cualquier telespectador de Doctor Who.

¿Pero qué pasa con la señorita Oswald? No lo sé. No sé si me cae bien, no sé si me cae mal. De hecho, en estos capítulos que llevamos, la verdad es que la nueva companion me deja algo fría. No conozco su forma de ser, no es divertida como Donna, ni tan valiente como nuestran que es Rory. Dicen mucho de Clara, dicen que es imposible, dicen que es valiente, dicen que es cariñosa y atrevida. Pero yo no he visto que sea nada de éso (o al menos no lo he visto hasta el último capítulo de esta temporada). No sé si falla la actriz, si falla el personaje que han creado para ella o si fallo yo, que sigo pensando en los Pond.

La perspectiva que tenía Amy con Rory y viceversa también les daba profundidad a ellos. Ella hablaba de su marido y él de su mujer. Veíamos cómo se desarrollaba su historia por lo que nos contaban el uno del otro. Pero Clara está sola. Sí, está los niños a los que cuida pero prácticamente sólo han aparecido un capítulo, y no me da la impresión de que hayan hecho demasiado.

Quizá, ahora que tenemos seis meses hasta el siguiente capítulo, me vuelva a ver toda la temporada para ver si deborando los capítulos, Clara cambia, o cambia mi forma de verla.

¿Y vosotros, qué pensáis de ella?